Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria polvazos

Buscador de Porno XXX



Relatos Eróticos / Los Orgasmos

Los Orgasmos

Hola, quiero compartir con ustedes los múltiple orgasmos que en la última semana mi marido me ha hecho tener.

Como el proyecto de construcción de las 18 viviendas fue muy exitoso nos hemos tomado una semana para nosotros los dos, hemos viajado al campo a una cabaña de unas amistades es un clima frío muy agradable para refugiarse y dejar volar la imaginación para con tu pareja.

Si bien yo quería que fuera una semana de pasión, lujuria y demás, mi marido me sorprendió porque se le despertó a el triple de pasión y lujuria lo que hizo una semana de castigos permanentes, fornicación continua, con decirte que mis nalgas y mi culito arden y escocen todavía.

Les contaré como fue desde el primer día, (domingo) viajamos muy temprano yo manejaba rápido él me dijo “estás manejando muy rápido baja la velocidad” yo no hice caso continué a la misma velocidad (100 k/h), antes de llegar a la ciudad un policía de transito nos hizo parar pidiendo los papeles y haciendo el llamado de atención que iba muy rápido a más de cien, lo permitido en carretera es a 180k/h, lo que me significó una multa (180 dólares) aproximadamente.

Esto hizo que mi marido me recriminara el resto del camino amenazándome que mi culo sería el que pagara la multa, a medida que hablaba me acariciaba las tetas, la concha y tocando mis nalgas por los lados decía “prepara tu culo por que te lo voy azotar todos los días, quiero verlo siempre rojo, tengo una lista larga de faltas que te las he perdonado, es el momento de pasar cuenta de cobro” - y en verdad saco un papel que el día anterior lo vi elaborando en la oficina, en ella enumeraba cada falta o error que se había cometido él por culpa mía, durante el camino me leyó las primero cinco:

1.Devolución de Cheques (15)2.Llamadas telefónicas sin contestar (20)3.Llegadas tardes a las reuniones del comité técnico (5)4.Quejas de los proveedores (3)5. Sin contestar correspondencia (4) días… A medida que el leía yo argumentaba alguna razón, pero para el no existía ninguna razón. Cuando terminó de leer me tocó mi sexo y al encontrarlo húmedo me dijo “definitivamente no tienes remedio eres una puta, seguro que quieres que te coja ya y te de por el culo, por estar pensando en follar te olvidas de tus obligaciones, yo me voy ha encargar que tu culo te lo recuerde vas a ver” – me hizo levantar mi trasero para palmotearlo diciendo “vas ha probar correa todos los días perra”.

Así fue todo el viaje, 3 horas. Como te podrás imaginar con todo esto yo estaba a mil me encontraba muy arrecha ya que él hacía 5 días que no me cogía, al llegar a la cabaña yo no aguanté y le pedí que me follara, me tiré sobre él y comencé a besarlo en la boca metiendo mi lengua para comerme la de él, me respondió abrazando mi cuerpo y tocando mi culo redondo y firme diciendo “ ahhhh que delicia... el culo lo voy a castigar ahora mismo, lo quiero ver rojo, te quiero oír gritar suplicar, quiero que me saques la leche, déjame ver tu culo para castigarlo ”

Yo me volteé para bajarme el pantalón cuando sentí los correazos uno tras otro sin dejar reponerme del anterior descargaba el siguiente diciendo eres una puta que no sabe manejar tenga pllllaaaas por no hacerme caso, cuando yo le diga que baje la velocidad debe hacerlo me entiende perraaaa, pllllaaaaasssss, ahora desnúdese mi putita, quiero verle el culo.

Me bajé el jean y las tangas dejando al aire mi culo para que mi marido continuara con la azotada; mientras él caminaba de un lado para otro diciendo “ pronto déjame ver el trasero de mi puta, te voy a dar correa para que aprendas a obedecerme, ponte contra la pared” diciendo esto descargaba el cinturón en mis nalgas, yo sentía dolor y placer, se entremezclaban los quejidos se juntaban con los gemidos, gritos y entre más gritaba más duro eran los correazos, plassssss, plassssss, plassssss, plassssss, plassssss.

Después de una buen rato de azotarme dejó de hacerlo y se acercó para cogerme el trasero y diciéndome al oído “tienes un rico culo, tu trasero me gusta mucho por eso te lo azoto, eres mi puta y este culo es mío (apretando mis nalgas), este culo va aprender a obedecer perraaaa, eres mi perra puta rica, cuando caminas mueves tu trasero pidiendo que lo castigue, aquí está tu castigo perraaa, puta ricaaa me tiene viciado este culo, te lo voy perforar con mi vergota” (apretando mis tetas y nalgas)

Soltándome me volteé para abrazarlo, besarlo, meter mi lengua en su boca para chupar la de él, las nalgas ardían y dolían, la excitación que la habían producido los azotes era enorme. Ansiaba sentir su vergota dentro de mi por cualquier de los agujeros, recibir su placer su leche. Un placer que él no dudó en dármela.

Rodamos por el suelo, dejando que la locura del deseo nos llevase a darnos una rica y deliciosa culeada, mis manos y mis labios recorrieron todo su cuerpo, tomando su verga en mi boca para sentirla como palpitaba dentro de mi, él no aguantó ni yo, sus manos tocaron mis nalgas duras y redondas apretándolas...

Yo respondía con mis gemidos y contorsionándome por el dolor y el placer, con ambas manos me abrió las nalgas adoloridas y las volvía a cerrar. Yo comencé a culear y a moverme como una perra, quería que me culeara de un solo golpe, se lo gritaba, castígame más, quiero sentir tu polla en mi culo y tus azotes en mis nalgas, soy tu puta, dame verga por favor, castígame para no olvidarme de esta culeada.

Mi marido se retiró de mi lado para buscar el cinturón y me dijo que me levantara y me colocara de rodillas sobre el sofá, que separara las rodillas y me apoyara en el espaldar del sofá, con el cinturón en la mano lo dobló por la mitad, lo levantó muy alto y golpeó mis adoloridas nalgas una y otra vez, gritándome que moviera el culo de puta, yo movía mi trasero levantándolo para que recibiera el correazo más rápido, y entre gemidos y gritos de dolor le rogué que me culeara, que no aguantaba más, me quería correr.

– Por favor cómeme el culo que a mí lo que más me gusta es eso, que me den por culo! dame tu verga me la quiero comer la quiero sentir en mi culo; -Ay papi...métemelo por favor que ya no puedo más!

Sin avisarme puso su verga en la entrada de mi ano y la empujó hasta el fondo, yo apreté el culo para que no se saliera la polla, me la iba tragar, él hacía fuerza para sacarla y volverla a meter yo lo acompañé moviendo el trasero hacia delante y hacia atrás para que metiera toda su verga, y le decía, dame tu leche, mi culo quiere tu leche.

Su respuesta fue poner sus manos sobre mis caderas y comenzar a meter y sacar su polla del agujero diciéndome que me quedara quieta que no moviera el culo, a “Ahhh que delicia ¡!...siento como este culito que tanto me gusta se está tragando mi verga...su ano me aprieta todo la polla... ¿Te gusta perra?, ahora si, muévase puta”

Moviendo mi trasero le dije.

– Quiero venirme ya mismo... ya no puedo más, me voy a correr.

Mi marido metió su verga y se quedó quieto sintiendo como mi culo apretaba su polla, yo apretaba aun más el culo duro para sentir la deliciosa verga, él gritaba, si córrete puta, aprieta más, siento como tus contracciones que van y vienen, mi recto se contrajo y se soltaba esto ocurrió varias veces, mi culo continuaba apretando y soltando la polla, mi marido no se movía para nada, yo hacia todo el movimiento.

-Ay papi! Me vengo ahora, una y otra vez! Aaaaay, que cosa más rica! ¡Esta verga en mi culo! Aaaaaahhhhh, me vine como hacia tiempos no lo hacía, Wow, que corrida.

Mi marido no se había corrido todavía seguía su verga en mi culo, quieto, sintiendo mis contracciones anales, con todas esas sensaciones ya no aguanto más y se corrió como una bestia. “Me corro en el culo de mi puta rica, ahhhhhhhhhhh, ahí voy! Mi perra culeadora, su culito se traga mi leche”

Inundó todo mi recto con su leche, una vez y otra me tiraba un chorro. Comenzando a salir leche por mi culo de tanta que era… Y me corría por los muslos. Después de esta follada nos quedamos un buen rato abrazados entre despiertos y dormidos.

Luego nos pusimos a desempacar y hacer de comer, siempre jugando morbosamente, mis nalgas debían de estar a la vista de él para que las azotara cada vez que él quisiera o yo le pidiera. Lo que hacia que mi coño estuviese siempre húmedo listo para una masturbada como sucedió durante la tarde unos cuantos correazos y masturbándome con sus dedos mi coño y mi ano logré venirme 3 veces. Asi pasó el primer día.

06/04/2008 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.