relato porno: Follada en el autobus xxx gratis

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Follada en el autobus

Follada en el autobus

Hace algunos días tuve la experiencia sexual más espectacular de mi vida. Resulta que de regreso de la Ciudad de México a mi ciudad natal (la cual omito por razones obvias) la cual está a 3 horas de distancia me sucedió algo inolvidable.

Comencemos: Llegué a la central camionera como a las 18:00 de la noche, compré mi boleto y abordé el autobús; hasta ahí todo parecía ser normal, salvo que observé al interior del camión que a esa hora lucía semi vacío pero que los pocos usuarios eran hombres, ninguna mujer excepto yo; sin embargo en ese momento no le di importancia, tomé mi lugar, saludé a mi compañero de viaje, y me contestó con un, Buenas las tenga señorita, era un hombre corpulento de unos 45 años, bastante atractivo pero que lucía una argolla de matrimonio.

Pensé, Lastima, es casado; así que ignoré (de momento) su comentario, no pronuncié ninguna palabra, y cerré los ojos, fingiendo estar dormida, con el propósito de no mantener conversación con ese hombre que no dejaba de mirarme los senos y las piernas, sentía como me penetraba su mirada, no sabía que podía hacer para evitarlo.

El camión inició su marcha, y mi compañero de asiento, pensando que yo dormía profundamente, con sumo cuidado desabotonó mi blusa, como el autobús estaba en total oscuridad, me dije: A ver hasta donde llega este señor, en cuanto se pase de la raya le doy una cachetada, pero para mi sorpresa no solo quería ver mis senos sino tocarlos, metió su mano en mi sostén y comenzó a masajearlos, luego se agachó y comenzó a lamerlos, para entonces no podía seguir fingiendo estar dormida mis gemidos me delataron…

Me estaba gustando demasiado como ese extraño me mordía los pezones, al tiempo de meter una mano por en medio de mis piernas y con violencia hizo mi tanguita a un lado para meter primero un dedo en mi concha, luego dos y enseguida se agachó aún más para meter su cabeza y comenzó a lamerme; mis gemidos eran cada vez más fuertes... tanto que los demás gritaban ¡Oye préstanos a tu zorrita un rato, compártela con todos!... él me miró y me preguntó ¿Quieres que los demás también te cojan?

Yo estaba tan excitada que de inmediato le dije que Sí. Él me cacheteó... y dijo ¡Lo sabía, eres una puta caliente...!Pues esta noche serás la puta de todos, a todos nos tendrás que satisfacer, y todos te trataremos como lo que eres una puta de mierda...así que desnúdate y comienza a bailar para que todos te manoseemos ¡Órale puta, muévete!

Sin saber como, pero me convertí en la puta y en la esclava de 18 hombres durante 3 horas seguidas... Me desnudé, y empecé a bailar de manera erótica, sentía las manos de todos como me manoseaban, otros se acercaban y me besaban, los labios, el cuello, los senos y hubo quien con gran audacia metía su lengua en mi vagina mientras bailaba... al poco rato, me vi tirada en un asiento, penetrada por varias vergas, tenía una en mi vagina, otra en mi culito y mamaba otra.... miré hacia arriba y vi que varios se masturbaban mientras hacían fila.

Él que me tenía penetrada por la vagina era mi compañero de asiento, mientras lo hacía me recordaba lo puta y lo zorra que era, pero me decía que conmigo se iba a hacer rico, porque a partir de ese momento le pertenecía y me rifaría entre sus amigos o me rentaría con ellos los fines de semana ...

Decía Ay puta tú me vas a dejar mucho dinero, porque sé que a mis amigos les vas a encantar y van a pagar lo que sea por meterte sus vergas calientes, y tú puta vas a complacerlos porque eres mía y me tienes que obedecer, todos te vamos a usar como ahora, y siempre tendrás que estar disponible para lo que yo te ordene, porque además eres mi esclava puta, la que tiene que tener siempre su lengua bien ensalivada para mamarme la verga y la concha bien mojada para que se la meta las veces que se me antoje, ¿eh puta, entendiste?.... a partir de hoy tu vida cambió, a partir de este momento no existe nadie más que yo.

Todo eso me decía y más... mientras mamaba una y otra verga, las cuales se venían en mi boca... otros me penetraban el culo y se venían en él y yo estaba ensartada en la verga de mi nuevo amo o se la mamaba mientras él me decía todo lo que tenía que hacer...

Al escuchar tanto gemido, el chofer del autobús, detuvo su marcha...y al abrir la puerta que divide la cabina del área de usuarios, no podía creer lo que veía, al principio quiso poner orden, pero al ver que nadie le hacía caso, solo dijo "Bueno, pues cuando menos denme a mi chance también para estar todos iguales, y ahora porque yo tengo que regresar a manejar".

Mi Amo me aventó y dijo, Oye puta... queremos ver como haces feliz al señor conductor... mámale la verga como tú sabes y luego que te viole por donde a él se le antoje... Me levanté del suelo del autobús, y vi como el chofer se quitaba toda la ropa a gran velocidad, se sentó en un asiento y me enseñó su gran verga, Mámala hija de puta, me incliné y de un solo empujón me la metí toda a la boca, la recorrí con la lengua de arriba abajo, mientras lo miraba fijamente a los ojos....estaba disfrutando riquísimo, cada vez esa verga se hacía más grande y caliente y él cada vez gemía más fuerte...

Aay puta, mamas riquísimo, quiero venirme en tu boca para luego penetrarte el culo y la conchita... al poco rato sentí como se venía en mi boca... se levantó y de un solo trancazo me la metió en el culo donde me dio varias embestidas sabrosísimas, y otras cuantas en mi concha.

Todos nos miraban, y gritaban ¡Ya chofer vete a manejar deja aquí a nuestra puta porque todavía faltamos varios de complacer. El chofer complacido, se medio vistió y retomó el mando del autobús.

Para entonces ya me tenían ensartada de nuevo, ahora mi Amo tenía su inmensa verga en mi culo al tiempo de gritarme improperios y de recordarme que le pertenecía y que era una puta caliente que lo iba a sacar de pobre. Los demás me decían: Puta, Zorra y Perra Caliente entre otras cosas, me exigían mamarlos varias veces y dejarme manosear por donde ellos quisieran, que recordara que durante todo el trayecto sería la puta de todos, y así fue, casi 3 horas me penetraron todos por la vagina y por el culo, mamé la verga de todos en varias ocasiones y me comporté como una verdadera puta complaciente.

Al arribar a nuestro destino, todos nos vestimos y mi Amo no me soltó, a partir de esa fecha hace conmigo lo que quiere, basta con llamarme o enviarme un mail para que yo corra a su lado a complacerlo o a complacer a sus amigos quienes le pagan por cogerme, dinero que después disfrutamos mi Amo y yo en ricas cenas o en cuartos de hotel donde pasamos horas y horas cogiendo como degenerados.

22/05/2008 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.