relato porno: Sexo con las edecanes xxx gratis

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Sexo con las edecanes

Sexo con las edecanes

Yo fui solo esa vez al carnaval ya que estaba soltero y mis amigos no podían, soy un chavo alto, moreno, de ojos negros y pelo negro, bien dotado y con buen cuerpo. No tenía novia ya que casi había terminado con una, y fui en busca de aventuras a la feria.

Vi que avía muchas mujeres hermosas que se me quedaban viendo, pero yo quería a un par de mujeres sensuales y atrevidas, y sabía que aquí las iba a encontrar. Caminaba y me iba acercando a donde está la promoción de teléfonos celulares, había muchas edecanes entregando m folletos y bailando también, mire fijamente a dos hermosas edecanes que traían un pantalón azul bien pegadito, que les marcaba la tanga que traían, una era rubia y otra era morena, las do tenían unos pechos grandes y un culo firme, una cinturita de ensueño y las dos eran sensuales y excitantes.

Ellas me miraron y llegaron a entregarme un folleto, les di las gracias y antes de que me valla me preguntaron ¿te gustaría conocernos? Yo le conteste rápidamente con un ¡si! Y ellas me dijeron que me esperaban atrás de donde estaba el salón donde vendían celulares al acabar la feria, yo les dije ¡claro, esta bien!, y me fui a dar otra vuelta par hacer tiempo.

Ya todos se estaban yendo y los trabajadores y las edecanes se preparaban para irse, yo fui rápidamente atrás del salón donde me dijeron las dos hermosas edecanes. Al llegar las dos estaban sonriendo y riéndose, me presente y ellas me dijeron, ¡vamos te tenemos una sorpresa!, ni siquiera pregunte y rápidamente las seguí hasta su coche, me dijeron que me suba, la rubia hermosa se llamaba Esmeralda y la morena de fuego se llamaba Heidi.

Heidi iba manejando y esmeralda iba en el asiento delantero mientras que yo estaba atrás, se me ocurrió preguntar al fin ¿A dónde vamos? Y ellas me respondieron ¡a nuestra casa!, me quede excitado, iba a tener sexo con dos mujeres hermosas, mi pene ya estaba bien erecto al pensar en tener a esas dos en la cama.

Comenzamos a platicar de sexo en el carro y veía como las dos ya estaban excitadas, al llegar a un semáforo, esmeralda se paso al asiento de atrás conmigo y nos empezamos a besar apasionadamente, me acosté en todo el sillón trasero y esmeralda se puso enzima de mi, yo metía mi lengua en su boca y ella mordía y agarraba mi lengua con la suya, era toda una zorra, comenzó a quitarme la camisa que traía y empezó a pesar mi ombligo, mis pectorales, eso me excito mucho luego fue bajando mas y mas, hasta que llego a mi pene, lo agarro y lo apretó con fuerza, y me siguió besando apasionadamente al igual que yo a ella.

Llegamos a su casa y se bajo tranquilamente al igual que Heidi, abrieron la puerta y al entrar esmeralda y Heidi se aventaron sobre mi, no quisieron llegar a la cama y caímos a un sillón grande. Me desvistieron todo hasta dejarme totalmente desnudo besaron todo mi cuerpo, era muy excitante Heidi lamía y chupaba mi polla mientras yo besaba a Esmeralda con pasión, y luego Esmeralda también quiso un poco de mi polla y se agacho a chupármela, las dos seguían vestidas y seguían mamandome la polla, la agitaban con fuerza, se la metían toda a la boca, la escupían, se peleaban por chupármela yo les agarraba la cabeza y les jalaba el pelo para que se la metieran hasta el fondo.

Me la agitó tanto que salio un chorro de semen que las dos disfrutaron mucho, se peleaban por tragar un poco del semen caliente, toda su cara de Heidi y de Esmeralda estaba llena de semen, las dos se empezaron a besar para quitarse el resto de semen que traían en la cara.

Después de eso las dos se levantaron y empezaron a bailar sensualmente frente a mí, Heidi comenzó a quitarse la blusa que traía y comenzó a mostrarme sus grandes pechos, tenia un brasier color blanco que remarcaba sus pezones duros y firmes, tiro la blusa y acerco sus pechos a mi cara, yo comencé a besarlos, y luego ella se quito el brasier e hizo que le chupara sus pechos, sus pezones estaban duros y firmes, los comencé a chupar, los mordía y Heidi gritaba de dolor, pero aun así le encantaba, ella juntaba sus pechos por todo mi cuerpo, y ahora Esmeralda se quitaba la blusa y hacia lo mismo que Heidi, se quito el brasier blanco que traía y le comencé a chupar los pechos a Esmeralda también, alas dos se los chupaba y estaban bien ricos esos pechos luego las dos lentamente se fueron quitaron el pantalón pegadito que traían.


Las dos traían una mini tanga color blanco, pero ahora ellas me subieron al cuarto, para que sea más cómodo, me acostaron sobre la cama y me amarraron a los bordes de la cama algo que nunca había hecho, estaba completamente abierto, ellas se subieron y se pararon encima de mi, veía sus tanguitas sobre mi cara, empezaron a juntarme en mi cara su vagina, mojadita, las dos estaban bien mojadas.

Esmeralda se quito su tanga y fue a mi pene se sentó y comencé a penetrarla como podía, ella saltaba para que sintiera mas placer y Heidi ponía su vagina en mi cara para que le chupara su hoyito, le metía la lengua hasta el fondo y a Esmeralda el pene hasta el fondo, Heidi movía su vagina como si la estuvieran cogiendo, toda su vagina mojada estaba en mi cara, luego le comencé a meter los dedos, eso la excitaba mucho.

Ahora le tocaba el turno a Heidi de ser penetrada, se puso enzima de mi pene y con gran fuerza saltaba y se metía el pene hasta el fondo, y Esmeralda me besaba y luego se paro y un chorro de jugo vaginal cayo sobre mi cara, Esmeralda comenzó a besarme y a chupar su propio jugo y yo me trague la mayoría de ese rico jugo, Heidi seguía dándole duro, ahora gritaba y sentía como su jugo de Heidi corría por mi pene.

Heidi también se paro y hecho su jugo en mi cara y las dos comenzaron a besarme, estaba completamente mojado de su juguito de Heidi y Esmeralda., me desamarraron de la cama y Heidi se acostó en la cama al igual que Esmeralda y las comencé a penetrar, primero a Esmeralda, le estaba dando con todo, ella gritaba y tenia unos orgasmos muy fuertes, mientras Heidi se masturbaba, ya que Esmeralda estaba cansada ahora era el turno de Heidi se coloco y la comencé a penetrar, sus pechos se movían de arriba abajo, por la fuerza con la que penetraba a Heidi.

Un chorro de su jugo salio con saque mi pene de su vagina y Esmeralda se puso para tomárselo todo.

Ya que las dos se cansaron, las dos se pusieron boca arriba y las amarre a la cama, y les comencé a besar todo su cuerpo, les besaba las piernas, luego el clítoris, le metía la lengua en su vagina, besaba los pocos pelitos que traían, subía hasta sus pechos, les mordía sus pezones, se los chupaba, les metía la lengua en su boca, y así estuvimos toda la noche hasta que nos dormimos los tres juntos en la cama.

13/12/2008 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.