Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria infidelidad

Los mejores relatos eroticos de infidelidad

Categorías de Relatos Eroticos


Relatos Eroticos / Un momento muy pervertido

Un momento muy pervertido

Por: Nikita
Todo esto se desarrolló un fin de semana de verano. Mi cuñada que vive en una hermosa casa nos pidió si podíamos quedarnos y cuidarle la casa, que contaba con un muy buen parque y una hermosa pileta de natación.

La invitación fue aceptada de inmediato y para allí nos fuimos. Nosotros somos un matrimonio de casi los cincuenta igual que mi mujer, yo siempre en buen estado físico y mi mujer es baja de estatura pero con muy buenos pechos y un culo bien formado y buena redondez. Cuando llegamos mi cuñada ya no estaba, por consiguiente nos desplegamos por la casa como si fuera la nuestra con total comodidad.

Recorrimos el parque y fuimos a la pileta para ver como estaba. Volvimos a la casa fuimos al cuarto y nos empezamos a desvestir para cambiarnos y ponernos la malla para estar un rato en la pileta. Desde la ventana se veía ese hermoso parque, mi mujer desnuda se posó sobre la ventana y dándome la espalda comentábamos lo lindo que se veía todo desde allí. Me acerqué para ver lo que ella veía y de paso me paré detrás de ella apoyando mi miembro en su hermoso culo.

De ninguna manera rechazó la propuesta si no por el contrario empujó para atrás como queriendo que lo que apoyaba en la redondez de su culo se convirtiera en realidad.
Comenzó moviéndose en forma de círculo en mi miembro ya bien erecto. Se inclinó hacia adelante y poniendo su culo para atrás, para que mi miembro pudiera penetrarlo.

Luego de un poquito de esfuerzo la penetré y comenzamos un gran goce, ella moviéndose y yo empujando hacia adelante y a penetrarla fuertemente, mis manos acariciaban sus hermosos pechos que estando hacia abajo la cantidad se veían más importantes.

Después de acabar dentro del culo de mi mujer y ella tener unos hermosos orgasmos nos recostamos en la cama (que estaba detrás nuestro) y continuamos con un poco de franela, tocarnos, besarnos y nos quedamos bien juntos por un rato para ese buen comienzo de fin de semana que estábamos teniendo disfrutando a mil.

Nos pusimos la malla y nos fuimos a la pileta, nos refrescamos y tomamos sol. Nos fuimos a la casa y nos preparamos algo de almorzar. Cuando terminamos el almuerzo yo me fui a una hamaca paraguaya y ella se recostó en una reposera tomando sol de espalda. De repente me dice si podríamos invitar a una amiga a tomar unas cervezas esa tarde porque vivía cerca de donde estábamos. Se fue a la casa y la llamó. Su amiga, una señora muy bien formada, dos años mayor que nosotros. Su amiga aceptó la invitación y luego de una hora vino a tomar esa cerveza para que fue invitada.

Mi mujer en malla y con un pareo transparente sobre el cuerpo, yo en malla elastizada. Su amiga, una mujer de buena contextura física, muy buenos pechos y muy buen trasero. Llegó con un pantalón elastizado y una remera musculosa bien ajustada y bien escotada y una blusa por encima.

Luego de saludarnos mi mujer la invita a cambiase y ponerse más cómoda para que fuéramos a la pileta. Se van para la parte superior de la casa y se cambian la ropa por los trajes de baño. Desde donde está la pileta se ve los dormitorios por ende se veía que estaban allí. Sin querer mi vista se dirigió hacia los dormitorios. Mi mujer se sacó la malla que tenia puesta y comenzó a ponerse otra y su amiga lo mismo, tenían la parte de abajo puestas las dos, pero con sus pechos al descubierto.

Su amiga fue por detrás de mi mujer y comenzó a ponerle el corpiño de otra malla y con sus manos recorría la redondez de sus pechos con mucha suavidad le ato las tiritas y lo mismo hizo mi mujer pero sin acariciar sus pechos, solo le colocó el corpiño. Se miraron al espejo se mostraron una a la otra se rieron de como se mostraban sus cuerpos ante el espejo Se pasaron la mano una a la otra en el cuerpo pero sin ninguna insinuación de nada. Luego bajaron y vinieron al parque con una cerveza y tres copas. Nos pusimos a tomar la cerveza bien fresca y charlamos de mil temas y salió el tema de su último viaje, sacó de su bolso fotos y se pusieron a verlas, se sentaron en el parque en posición de indios frente a frente y en el medio, fotos y muchas palabras.

De golpe su amiga le propone estar sin los sostenes, mi mujer le dice que estaba yo y no le gustaría mostrarse de esa manera. Su amiga comenta lo sucedido y me preguntan si me molestaría que mi mujer y ella estén con sus pechos al descubierto. Obviamente les respondí que de ninguna manera me molesta. Acto seguido se sacaron al unísono los sostenes y siguieron mirando fotos del viaje.

Cuando terminaron de ver y comentar sus fotos se pusieron en una reposera a tornar sol. La amiga de mi mujer le comenzó a ponerle bronceador en la espalda a mi mujer siguió por las piernas y un poco en la cola, le dice al oído que se incorpore para ponerle en la parte delantera, mi mujer sin titubear lo hace y pone sus pechos de frente a su amiga que sigue pasando suavemente la crema en sus pechos bien erectos y vibrantes de mi mujer.

Luego comenzó mi mujer, primero por la espala y luego su amiga se da vuelta y mi mujer comienza por los grandes y hermosos pechos de su amiga, esta empieza a sentir sensaciones que no estaban en principio en la mente de ninguna de las dos pero la situación hizo que sintieran entre ambas algo que se traslució en que su amiga empezó a acariciar los pechos de mi mujer y acercarlos hacia los de ella y así las manos pasaron a tocarle la espalda, el cuello de ambas y sus pechos cada vez estaban más juntos y apretados unos con los otros.

Cuando se percataron de donde estaban, quien la estaba mirando y lo que estaban haciendo se separaron, se miraron y se pusieron a tomar sol y sin que se digieran ni una palabra permanecieron en silencio por un buen rato.

Al rato se metieron en la pileta me invitaron y los tres nadamos y refrescamos nuestros cuerpos. Ellas siguieron sin sus sostenes y disfrutando de sus pechos en el agua. Después de un rato de que los tres disfrutamos de estar en el agua fuimos saliendo, Una vez afuera nos secamos y nos pusimos a tomar sol.

Después de un rato de que los tres estar tomando sol se comentó que podríamos cenar por la noche y preguntando si la amiga se iba a quedar a cenar. No poniendo oposición y comentando que su marido no estaba, aceptaba el convite de que cenáramos y hasta se quedaría a dormir en casa. Nos fuimos a duchar y nos pusimos a preparar la cena. Todos nos vestimos bien cómodos, yo bermudas y remera, mi mujer short y musculosa y su amiga igual, estaban las dos sin querer exuberantes y esplendidas.

Una vez cenados nos fuimos al living, que posee unos hermosos sillones y un buen televisor y conectado un reproductor de DVD, buscamos con la amiga de mi mujer que películas había y encontramos unas un tanto hot (no porno). Comenzamos a verlas, mi mujer se sentó en el medio de nosotros dos, dejamos solo un velador encendido y la luz que irradia el televisor. Después de un rato de ver la peli empezó a tomar color y temperatura, la película y nosotros.

Para sentirnos más cómodos apagamos el velador y solo quedó la luz de la tele. Siguiendo con la película y el tono de ella muy delicadamente le comencé a acariciar las piernas a mi mujer que siguió por la entrepierna y luego dentro de su short. Mi mujer sin expresar demasiado le gustó lo que pasaba, ella tenía apoyada su mano en la pierna de su amiga, luego se tomaron de las manos apretándoselas como sintiendo que algo pasaba.

Su amiga comienza a acariciar su pierna e introduce su mano en la entrepierna de mi mujer y o sorpresa se encuentra con que yo estaba acariciando lo mismo que ella también quería. Mi mujer de a poquito empezó a jadear complacida con dos manos acariciándola y de dos personas distintas.

Su cabeza gira para mi lado y nos empezamos a besar muy efusivamente, me deja de besar y busca la cara de su amiga (que seguía al igual que yo tocando su vulva que por estos momentos estaba muy mojadita y ardiente) y se dan un beso de esos. Las manos de mi mujer comenzaron también a hacer de lo suyo la derecha metida en mi bragueta tocando mi pija (estaba que desbordaba de calentura) y con la izquierda tocando a su amiga que a esta altura su otra mano estaba tocando los senos de mi mujer.

Las manos de su amiga y las mías nos tocábamos y paseábamos por el cuerpo de mi mujer. Los tres nos pusimos más juntos nos besamos después de un rato y bien juntos nos fuimos al dormitorio. Con todo apagado nos desnudamos uno al otro, nos tocamos, acariciamos y comenzamos a tener sexo los tres.
Yo comencé poniendosela a mi mujer en la vagina, estado yo abajo y mi mujer sentada sobre mi miembro moviéndose y gozando con lo tenía dentro suyo. Su amiga besándole los pechos y mi mujer los de ella y una mano de mi mujer acariciando la concha de su amiga que a esta altura estaba que volaba de calentura.

Mi mujer se baja de mi pija y su amiga se prende a chuparla de tal manera que le acabé en su boca que estaba gustosa que eso sucediera. Mi mujer y su amiga se comenzaron a besar y a trenzarse una contra la otra, se sentaron de frente, se cruzaron de piernas y sus vulvas se tocaban frenéticamente. Las dejé solas, me fui al baño, me puse debajo de la ducha y al rato las dos vinieron a estar conmigo.

Juntos nos apretamos nos acariciamos y sin palabras nos seguimos besando por un buen rato debajo del agua. De repente mi mujer dice porque no vamos y nos metemos en la pileta de natación. Allí fuimos envueltos los tres en su toalla que al llegar a la pileta soltamos la misma y nos tiramos los tres de la mano y disfrutamos del agua fresca en nuestros cuerpos calientes todavía y de estar junto y haciendo algo que nunca ni lo pensado hubiera ocurrido.

Luego de estar un rato en la pileta y deleitarnos de nuestros cuerpos unos con los otros sin ningún tipo de morbo solo caricias y unos buenos besos entre todos, volvimos a la casa. Nos secamos y mi mujer y yo nos fuimos a nuestra cama y su amiga en la pieza contigua. Con mi mujer nos pusimos bien juntos y en total silencio para que no escuche su amiga, nos pegamos un buen polvo donde los dos sin decimos nada gozamos como pocas veces.

A la mañana siguiente los levantamos de a uno y nos fuimos juntando en la cocina a tomar el desayuno. No se comentó nada de lo sucedido esa noche solo hubo miradas muy sugestivas el uno con el otro. Nos quedada todo un día para estar juntos los tres. Yo me fui a la pileta, me tiré al agua, nadé un rato y me puse a tomar sol.

Después del desprejuicio de la noche anterior tomé sol desnudo por completo. Al rato cae mi mujer y su amiga tomadas de las manos, se metieron en el agua, charlaron y tomaron sol junto a mi igual que yo, desnudas totalmente. Nos pasamos bronceador unos al otro unos buenos besos entre si y mucho sol.

Al rato voy para la casa a ver televisión y o sorpresa se sienta a mi lado la amiga de mi mujer nos besamos y me dice al oído que quería la penetrara porque había quedado muy caliente de la noche anterior. Le comenté que diría mi mujer y me dijo que lo hiciéramos, que ella no iba interferir.

Nos fuimos a la habitación de arriba, nos empezamos a besar por todo el cuerpo, sus tetas, su vagina hermosa, ella con mi pija en un buen sesenta y 18 que debe haber durado mínimo 30 minutos. Me gusta mucho chupar la concha a una mujer y por ende me gusta que la mujer goce con mi pija.

Luego de mamarnos bien y yo estar con mis dedos dentro de su vagina y de su culo me dediqué a cogerla primero por delante y cuando estaba que explotaba la introduje por detrás. Gozo y gocé como nunca con una mujer que no fuera la mía.

Nos quedamos un buen rato juntos, nos dimos una ducha ella se fue a la pileta donde se encontraba mi mujer y yo me fui a ver televisión. Las espié a ver que hacían y se estaban acariciando muy suavemente y besándose, Las dejé que siguieran de esa manera porque se las veía muy cómodas en lo que estaban haciendo. Al rato vienen las dos charlamos de cualquier tema y nos pusimos a cocinar para el almuerzo.

Almorzamos, yo me fui tomar sol y la mujeres se fueron al cuarto de arriba. Miro y estaban besándose paradas en la ventana como mostrándome que es lo estaban haciendo, luego pasaron sus manos por sus cuerpos y se acostaron en la cama y desaparecieron de mi vista. Después de un buen rato veo que están sentadas en el balcón del dormitorio charlando y besándose.

Bajan a la pileta y se meten en el agua siempre juntas de la mano y en el agua acariciándose por todo el cuerpo. La amiga de mi mujer de golpe la pone contra una de las paredes de la pileta y dejándola sin movimiento la comienza a besar y a sumergir la cabeza de ella en el agua y detenerse en la concha de mi mujer. Eso lo realizó un par de veces salando a flote para respirar y el deleite de mi mujer, que luego realizó ella esa tarea de besarle los pechos y luego comerle la concha a su amiga.

Me metí en la pileta y fuimos los tres que nos dábamos placeres, caricias, besos y de repente su amiga me pone el culo en mi pija que estaba super armada. Mi mujer me agarró la pija y la empezó a colocarla dentro del culo de su amiga, su amiga le mordía las tetas que a esta altura los pezones de ambas estaban bien duros, el grado de excitación fue muy grande como si antes nada hubiera pasado. La realidad es que los tres la estábamos pasando muy bien. Después de un buen rato salimos y ya cayendo el sol salimos de la pileta nos secamos y nos fuimos hacia la casa.

El primero en ir a bañarse y cambiarse fui yo seguido de mi mujer que cuando salgo del baño estaba en el dormitorio recostada en la cama solo cubierta por la toalla. Se tomó de la misma y se metió en el baño, y su amiga en la otra habitación.

Luego de cambiarnos y bajar a parte de la cocina de la casa no servimos una cerveza y nos pusimos a charlar sobre lo acontecido ese fin de semana, ya que su amiga se tenía que ir. La primera pregunta la recibí yo de como me había sentido de estar los tres juntos, obviamente que contesté que fue lo mejor que me había pasado, que era lo que todo hombre anhela, dos mujeres con uno y al mismo tiempo.

Siguió mi mujer... contó que se sintió muy sorprendida por la situación y que nunca se le había cruzado tal situación pero que las caricias de su amiga le habían hecho sentir algo que difícil de describir, se sintió cómoda porque a la vez estaba yo que podíamos los tres satisfacernos y gustarnos mucho lo que hacíamos Llego el turno de su amiga que comenzó el relato por como ella estuvo por primera vez con otra mujer, y que fue en un viaje a Europa con una amiga para visitar unos familiares y que en las playas europeas se usa mucho estar en toples y que con su amiga comenzaron tomando sol con los bustos al descubierto y que poner un poco de crema una a la otra hizo que comenzara un atractivo mutuo.

Luego siguió que una tarde de regreso de la playa y en la habitación del hotel, estando para irse a bañar para salir a cenar, "ella dice me voy a bañar " a la que su amiga le responde " si quería que le enjabonara la espalda ", ella aceptó y comenzó una aventura muy linda de dos mujer solas en Europa, en un lugar que daba para esa situación. Confiesa que se había sentido muy a gusto los días que restaron del viaje y que después de ese momento en Buenos Aires no se había dado otra vez hasta esta oportunidad, estar con otra mujer.

Comentó que estando con nosotros había estado muy bien porque en esta situación no solo se sintió cómoda con mi mujer sino que se le sumó tener sexo conmigo y estar gozosa de estar los tres juntos. Luego de un rato nos despedimos de su amiga y nosotros regresamos a la casa. Tomamos otra cerveza y nos fuimos a dormir.

A la mañana siguiente llegó mi cuñada y nos fuimos para nuestra casa. Los comentarios sobre lo acontecido fueros escuetos y positivos pero sin ahondar en detalles. Mi mujer es muy escueta con respecto a comentar de sexo pero muy gustosa en el momento de realizarlo.

Pasaron dos unas semanas y recibimos nuevamente el llamado de mi cuñada para ver si podíamos quedarnos otro fin de semana en su casa. Desde luego y sin titubear ni dudamos en aceptar. Sin hacer comentarios los dos imaginamos lo que volvería a suceder.

Llegamos a la casa de mi cuñada, llamamos a la amiga de mi mujer para ver si quería volver a estar con nosotros otra vez todo el fin de semana. No dudó en aceptar. Al rato llegó muy espléndida y agradeciendo de volver a estar juntos los tres. Cenamos, vimos juntos una película y nos fuimos los tres a la cama.

Añadido el 04 de Noviembre de 2008

Webcams en Vivo

Comentarios



No se han encontrado comentarios.



Estadisticas de este Relato

Imprimir el Relato 0 Comentarios Publicados Ver Todos los Comentarios Leido 2445 Veces 0 Veces agregado a favoritos

Usuarios




Registrarme Ahora ►

Encuesta

¿quereis nuevo diseño?
Si
Este me gusta, pero si
Si, este me aburre
Me da Igual
Este es simple y me gusta
No




Ver Resultados
Ver listado Completo


Buscador de Sexo




Noticias de Videos Porno


Noticias con Fotos XXX



Top Juegos Porno

Ben 10 follando Jugar Juego Juego en el que debes follar a la hermana de ben 10 bien duro. Alguien le meterá la polla en ...


Guarra durmiente Jugar Juego Quítale la ropa interior a la chica mientras duerme. Hazlo con mucho cuidado o se dará cuenta.


Magnum P.U Jugar Juego Una animación porno muy currada intenta follarte a la mujer sin que te mate el marido, crees ...


Rubias ardientes Jugar Juego Si te encantan las mujeres rubias, estoy más que seguro que esta galería de tías rubias te ...


Atada Jugar Juego Para salir de la rutina esta chica a decidido dejarse atar para que practiquen con ella todo ...


Ver listado Completo ►

Webs Amigas

Ver Listado Completo ►


83 invitad@s en la web y 0 guarretes

Webs Amigas
Sexo  | Sexo Gratis  | porno  | Videos Porno  | Videos Porno  | Porno  | Videos XXX  | Videos Porno Gratis  | Videos Gratis  | Rubias 19  | Guarras Porno  | Tube8.com

Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de uso. ¡Gracias!.