Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria infidelidad

Buscador de Porno XXX


Relatos Eróticos / Enculando a la mujer de mi amigo

Enculando a la mujer de mi amigo

Hoy fui a casa de mi amigo Raúl a devolver el disco que su esposa me había prestado la semana pasada, además de entregar el disco pretendía platicar un rato y probablemente nos echaríamos unas cervezas. Toqué la puerta dos veces y ya casi me regresaba cuando escuché que me llamaba Olivia su esposa. Regresé y pregunté por Raúl; "Anda pasa, me tardé porque estaba por entrar a la regadera"

Perdón solo vine a entregarte el disco, ¿y Raúl?, insistí. "Pero pasa y siéntate, mira recibí este otro, tócalo mientras yo entro a darme un baño rapidito". ¿Y Raúl? Pregunté de nuevo. Tú espérame y toca el disco.

Nerviosamente esperaba que saliera Raúl, mientras puse el disco y empezó a tocar una agradable música de Jazz, me senté y el aroma a café recién colado me calmó. Apenas habían pasado como cinco minutos y Olivia salió del baño con el cabello estilando, yo fingí no mirarla aunque pude notar que su blusa mojada se pegaba un sus pequeños pechos sin sostén. Se acercó bruscamente hacia mí que hasta me salpicó mientras extendía su mano para saludarme. ¿Raúl no está? "Aaahh noo, verás que acabamos de llevarlo mis hijos y yo al aeropuerto, va de viaje. A los chicos los dejé en una piñata".

Perdón y-yo solo vine… "Tú tranquilo te sirvo un café y otro para mí y escuchamos el disco". Me quedé mudo mientras ella servía los cafés.

Tomé un sorbo bruscamente que hasta me quemé la lengua. Está bien rico. "¡Espera que pruebes lo que voy a darte!". ¿Que? "Estas galletitas que anoche hice para que llevara Raúl a Wisconsin"; Hasta Wisconsin, ¿y cuándo regresa?; "Hasta el otro domingo- ¡prueba esto!". Voltee y miré sus piernas largas morenas frente a mí con un aroma a jabón, levanté la vista y miré que me acercaba las galletas y se sentó junto a mí, probé una galleta y dije: está riquísima; "¡Eso no es nada ahora verás!". No gracias, acabo de comer.

Se levantó y se fue al sillón de enfrente y subió el volumen al estéreo y se sentó semi-acostada luciendo sus largas piernas. Traía unos shorts caquis que parecían de Raúl, por lo grandes que le dejaba ver muy arriba de sus piernas, yo rápidamente volteaba hacia otro lado y comentaba sobre la música.

Mmuuy buena música muy relajante. "Así me gusta para relajarme después de un baño con una tasa de café y estirarme en el sofá, ¡relajante y excitante!"

Dejó la taza, se estiró en el sofá, dobló una pierna y con su mano en el estómago levantaba la blusa para acariciarse el ombligo; yo volteaba hacia el techo, a la ventana, pero ella me llamaba obligándome a mirarla; "Mira, escucha, a poco no es excitante".

Se puso de pie, cerró las persianas porque entraba el sol y vino hacia mí; "verás cierra los ojos, vamos a hacer un experimento de concentración"; yo obediente los cerré, luego sentí su presencia húmeda. "Ya, los puedes abrir", me dijo mientras sostenía mi cabeza y la presionaba hacia ella; los abrí y bruscamente me tapó con su blusa sintiendo sus pechos en mi cara; traté de librarme, pero ella me jalaba con ambas manos y se caía sobre mí.

Entonces ella de repente se detuvo y sin levantarse soltó mi cabeza, "¿No quieres?". Yo recapacité y dejé de fingir y muy decidido dije ¡Sí! Inmediatamente la abracé de su cintura y besé sus pechos, ella bajó su mano hasta mi duro bulto, me acarició y luego empezó desesperada a quitarme el cinturón para bajarme el pantalón, yo ahora solo alcanzaba a acariciarle su cabello y jalar su blusa mientras levantaba sus brazos para facilitarme.

Se bajó de rodillas me agarró el pene y tiernamente lo besó; metió sus manos bajo mis piernas jalándome el pantalón y yo le ayude levantándome de las nalgas lo que hizo que el pene se presentara imponente, nuevamente lo alcanzó con su boca y lo introdujo suavemente hasta adentro. Miré "estrellitas" cuando repetía la acción como tres veces.

Cuando retiró su boca me levanté y la tomé de los brazos para levantarla, mientras yo empujaba los zapatos para liberar los pantalones de mis pies. Enseguida ella se sentó en el sofá y yo me dirigí hacia ella y de rodillas besaba sus piernas al mismo tiempo que le quitaba el short y besé sus muslos hasta llegar a su velluda cueva, la besé, metí la lengua y le di pequeños mordiscos que la hacían estremecer.

Me levanté para quitar mi camiseta y mientras ella se puso de rodillas arriba del sofá mostrándome sus chiquitas pero redonditas nalgas morenas, luego aventé la camiseta, fui hacia ella, le besé ambas nalgas y con mis manos las separé para mostrar su bonito culito que besé y lengüetee y seguí acariciando su mojada conchita con la mano. La música se terminó.

Ella se levantó y yo me senté medio recostado con la cabeza en el lateral "Espérame, voy a poner otro disco". Inició una música muy relajante. Regresó y se aventó sobre mí, agarró mi pene y lo dirigió a su conchita; Pero ¿sin condón?, "No, yo estoy sana y tú también" y solo sentí que me penetré a su húmeda, caliente y palpitante conchita.

Luego se hincó colocando sus rodillas a mis lados y se sentó metiéndosela hasta adentro, ella se meneaba suavemente y yo le acariciaba sus pechos, ella estaba muy excitada y brincaba y hasta lloraba, se levantó y me invitó al tapete en el suelo; se recostó y abrió sus piernas, me aventé sobre ella pasé mis manos bajo sus nalgas para levantarla, apunté y embestí metiendo y sacando mientras con un dedo acariciaba su culito, sentía venirme y ella me dijo "Espérame, recuéstate", y colocándose en posición "69" me dijo "lo quiero en la boca!".

Mamaba y con su mano remolineaba, yo hacía lo mío con la boca y le metía el dedo, luego el dedo ya mojado se lo puse en su culito y ella misma empujó para metérselo, poco a poco fui introduciéndolo y girándolo hasta sentir que ella se estremecía mojándome la cara y yo me vine en su boca.

Se recostó a mi lado acariciándome con la mano mi pene aún palpitante. Ella se levantó bruscamente y fue al baño. El disco se había terminado, todo estaba en silencio hasta que escuché el ruido del agua en la regadera. "Ven verás que rica está el agua".

08/08/2008 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.