Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria infidelidad

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Un buen amante

Un buen amante

Mi nombre es Lety tengo 28 años, un poco llenita pero con buen cuerpo, un buen par de tetas, y un trasero grande que me lo elogian mucho, y todos quien cogérmelo, por fortuna me encanta el sexo anal, y disfruto mucho cuando tengo una buena pija adentro de el, estoy casada y lógicamente con amante.

Lo que quiero contarles sucedió hace un par de meses, con un amante que tuve y al que dejé de ver durante un par de años.

Con él fue que aprendí a disfrutar del sexo anal, mi marido me cogió por el culo tres o cuatro veces pero no lo disfruto mucho, pero con mi amante si me gusta que me meta la verga por el culo, y poco a poco lo he disfrutando, hasta que me gustó y al final soy yo quien le ofrezco mi culo, para que me coja como él quisiera.

Bueno, por cosas que pasaron lo dejé de ver por dos años, pero siempre recordaba la ricas cogidas que nos dábamos, a raíz de que mi marido me empezó a ser infiel, pues decidí desquitármelas y que mejor que con Oscar, le llamé varias veces por teléfono, recordándole lo bien que lo habíamos pasado e insinuándole que me gustaría estar con él, la verdad que moría de ganas de tenerlo otra vez, chuparle la pija y que me cogiera violentamente como lo hacía antes, yo no lo sentía muy animado a cogerme, pero después de mi insisten encía, al fin quedamos de vernos un día sábado e irnos directamente a un motel.

Llegamos al motel y entramos al cuarto, él se acostó en la cama mientras yo me puse a buscar un canal porno en el televisor, estaba en eso cuando sentir que me abrazaba por detrás, se me pegó al cuerpo y pude sentir su pija dura en mis nalgas, empezó a besarme el cuello, y a tocarme las tetas por encima de la blusa, era la primera vez después de dos años que estábamos otra vez en un motel y que íbamos a coger, y por lo dura que tenia la verga se veía que tenía ganas de cogerme ahí mismo parada, él siguió besándome y tocándome las tetas, metió la mano por debajo de la blusa y me estrujaba las tetas duramente como él sabía hacerlo.

No sé en que momento se había sacado la verga del pantalón, pero me agarró la mano y la llevó hasta su verga e hizo que se la agarrara, junto con su mano me hizo que se masajeara de arriba abajo, y claro que yo con gusto se la acaricié, estaba muy dura y podía sentir lo caliente que la tenia, lógicamente para ese momento ya estaba súper mojada y apreté mi culo contra su pija mientras se la seguía acariciando.

Oscar dejó por un momento de apretarme las tetas y desabotonó mi pantalón, bajó el zipper y metió su mano dentro de mi calzón, hasta que encontró mi raja que ya estaba goteando de ganas, abrió los labios de mi vagina y fue metiendo un dedo hasta lo más hondo que pudo, luego me metió dos dedos y así estuvo deliciosamente metiendo y sacando sus dedos de mi raja caliente y húmeda, mientras tanto yo no soltaba su pija y seguía y seguía pajeándolo y apretándosela, la tenia súper dura, tenia tiempos de no tener una pija tan dura y ya quería tenerla adentro de mi raja, que me enterrara toda y que me cogiera como él quisiera, de repente sacó sus dedos de mi vagina, me soltó y tuve que apretarle la verga con la mano para que no se me escapara, entonces me dijo, ” si seguís tocándome así la verga, vas a hacer que acabe, mejor paremos un momento”

Le solté la verga, pero le dije que estaba muy excitada y quería que me cogiera ya, como él quisiera, entonces me dijo que si me iba a coger por todos lados, pero que si también me podía coger por el culo, me sorprendió un poco, porque durante el tiempo que fuimos amantes nunca me cogió por el culo, ni tampoco nunca intentó poner la verga en el culo, y la verdad solo una vez mi marido me había metido la verga por ahí, y me había dolido bastante, y la verdad estaba muy excitada y quería darle gusto en todo, así que le dije que podía hacer conmigo lo que quisiera, que si quería me podía meter la pija por el culo, pero que empezara mamándome la raja, quería sentir esa lengua lamiéndome la pepa como lo hacía antes

Nos terminamos de desnudar y nos acostamos en la cama, empezamos a besarnos y a acariciarnos yo le agarré la pija y le hacía la paja y él metía dos y tres dedos adentro de mi pepa que realmente estaba chorreando de mis jugos, podía sentir como se escurrían entre mis nalgas, si seguía así pronto haría que acabara, yo le seguía apretando la verga y haciendo la paja con fuerza y estaba súper excitada, seria por eso mismo que no sentí cuando saco sus dedos de mi raja y buscó el hoyo de mi culo, cuando me di cuenta ya tenía casi la mitad de su dedo índice adentro del culo.

Inconscientemente apreté las nalgas y él se detuvo, debo confesar que era extraña la sensación de tener algo en el culo, pero al mismo tiempo , y como estaba dispuesta a que me cogiera como él quisiera me relaje un poco, aflojé mis nalgas, seguí acariciando con deseo su verga y le dije que siguiera que se sentía rico, eso lo animó mucho, sentí como su pija palpitaba a cada momento y siguió metiendo el dedo adentro del culo hasta que sentí que lo tenía todo adentro, a partir de ese momento me lo estuvo sacando y metiendo con verdadera pasión, yo sabía que me lo estaba preparando para cuando me metiera la pija por el culo, pero estaba dispuesta a darle el culo, y dejarme coger como él quisiera…

Debo confesarle que mientras estoy escribiendo este relato me excité mucho y estoy muy mojada, y mientras escribo me estoy tocando la raja y metiendo los dedos, me excito mucho recordando esa deliciosa cogida y contándosela a usted, por el momento los voy a dejar con la curiosidad de saber lo que siguió

02/12/2010 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.