Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria infidelidad

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Maria que tetas

Maria que tetas

Yo trabajé en una inmobiliaria hace varios años. Estábamos encargados de un proyecto muy grande, María (23 años), Juan(35 años) y yo (23 años), aparte trabajaba como secretaria Soledad (22 años). Entre los cuatro nos llevábamos muy bien, salíamos a comer juntos con cierta frecuencia y algunas veces salíamos a tomarnos unas cervezas. María era madre soltera y tenía un novio super celoso. Diego era casado al igual que yo y Soledad era soltera. Solíamos molestarnos mucho y cuando alguien estaba descuidado solíamos meterles a las mujeres clips y papeles de la perforadora bajo su blusa y ellas hacían lo mismo por nuestra camisa. Un día María, (morena, 1.68, tetas grandes, bonito rostro, piernas largas, delgada, culazo) para vengarse me haló mis pantalones y los boxers y me puso justo ahí sin meter su mano solo echándolos. Yo como venganza también al descuido le metí pero toda mi mano y deposité estas cosas debajo de su sostén tocando medio descaradamente sus tetas. Todo esto delante de todos, cosa que causó risas de parte de todos. Otro día, sólo estábamos los dos de turno y ella habías estado debajo de mi escritorio arreglando unos cables de las computadoras justo cuando yo entré con un cliente y ella para que el cliente no pensara nada malo se quedó debajo. Mientras yo conversaba con esta persona, ella, debajo del escritorio, me metía la mano bajo mi pantalón tocando mis piernas y me halaba uno que otro vellito, para mi asombro luego me bajó el zipper y me metió unas grapas que encontró el el suelo por debajo de mi boxer, yo como si nada seguía hablando con el cliente pero estas grapas si que picaban y me pinchaban, solo podía ver y sentir como ella se mataba de la risa, mi pene por la situación se paró y a ella no se le ocurrió nada mejor que sacármelo del boxer y soplarlo mientras reía. Ella estaba sentada cruzada las piernas y llevaba puesta una minifalda por lo que podía ver sus bragas fácilmente, me quité un zapato y empecé a rascarle con mis dedos del pié su concha, ella me lo quitaba y seguía riendo, yo al disimulo me había subido el ziper porque veía que la conversación con el cliente estaba por terminar y debía pararme para despedirme. Hasta que por fin se fue el cliente, ella soltó una carcajada y me preguntó que si no me pinchaba nada, ella dijo creo que sí porque el monstrete “reaccionó”.Finalmente me fui al baño y me retiré las grapas. Más tarde le dije que me acompañara al departamento modelo para colocar unas plantas que nos las habían enviado así que nos fuimos (algo totalmente normal y cotidiano) arreglamos las plantas y nos sentamos a descansar un rato en la sala. Nos disponíamos a salir cuando llegó Juan con Soledad y nos dijeron que ellos habían dado la disposición al guardia de que no deje entrar a nadie puesto que ya no eran horas laborables, además que nos traían unas cervezas para tomar. Así que nos pusimos a tomar y conversar, les conté lo que María había hecho en la mañana y todos reían mucho. Soledad le pregunto y que tal la polla? Tal como nos la imaginábamos? Este par de putas se burlaban mucho. Juan dijo, porque no hacen una demostración aquí mismo de como fue la escena que no me la puedo imaginar, así que yo me senté en el sillón y ella de sentó en el piso y empezó a alarme los vellitos de las piernas y luego me bajo el zipper, pero cuando se disponía a bajarme los boxers, para con la joda y ahí quedo todo. Pasamos un rato cuando dijimos todos que ya era mejor irnos, Juan y Soledad estaban en el ascensor esperando que salgamos, yo tenía las llaves y María había ido al baño, pero ellos se adelantaron. En seguida llegó el ascensor y los dos mientras bajábamos (del 18mo piso) nos quedamos mirando y le clavé un beso muy suave en sus labios, le dije que me ha dejado muy caliente por todo lo que había pasado, así que le propuse lo siguiente que nos despidamos, que yo “me quedaría un rato más trabajando” y que ella a su vez se vaya pero que regrese en un momento más para no levantar sospechas con nuestros compañeros. Así lo hicimos nos despedimos todos y al rato regresó, cuando entró a la oficina me levanté, y nos besamos igual suavemente y nos dijimos que esto no debería pasar por respeto a nuestras parejas y seguimos besándonos, en seguida metí mi mano a sus tetas por encima de su blusa y ella me desató mi cinturón, yo le levanté su falda y empecé a acariciar su concha que noté estaba bien depilada excepto su monte de venus, ella metió su mano y empezó a pajearme, en instantes cada quien se bajó su ropa interior y nos seguimos masturbando mutuamente, y yo le retiré su blusa arrancándole su brasier y comencé a chupar sus tetas, que lindos pezones paradísimos y que decir de sus tetas eran dos melones bien formados, le frotaba sus nalgas, le metía el dedo y ella seguía pajeando, la tumbé al sofá y de una dirigí mi pene a su concha y empezó la embestida, hasta que terminamos los dos exhaustos, derramé toda la leche dentro de su concha,no me preocupaba de embarazo puesto que sabía que utilizaba unos parches anticonceptivos. Fue una tirada rápida. Nos vestimos, nos despedimos y cada quien subió a su coche y nos fuimos.
De ahí en adelante esos jueguitos entre los dos de meterse clips, papeles, grapas eran mas descarados, cada quien al hacerlo frotaba y topaba todo lo que quería. Una vez en una fiesta que hubo de toda la empresa en el salón de un hotel, mientras bailábamos nos tocábamos, luego me dijo que la acompañara al baño, mientras la esperaba solo pensaba que en ese sitio debía de haber algún lugar en donde me la pudiera coger.....así que se me ocurrió ir a un baño que estaba alejado un poco de donde estaba la mayoría de gente, así que fui allí con ella y le dije que me esperara que yo también quería orinar, terminé de hacerlo y abrí la puerta, vi que no había nadie y la tiré de su brazo y la metí conmigo al baño, nos empezamos a devorar las bocas cuando le dije que debíamos ser rápidos puesto que podrían pillarnos, cuando ella dijo que sí, pero que no sea como la vez anterior, le dije que que quería que no la entendía, cuando se arrodilló y empezó a mamarme y mientras lo hacía se subió su falda se quitó las bragas y se masturbaba, me dijo y yo no me vas a atender, se sentó en el retrete y abrió sus piernas, fua cuando empecé a comer esa conchita, me llamó mucho la atención de que se había depilado por completo,le comenté y me dijo que era porque sabía que hoy me la iba a comer, cosa que lo hice salvajemente, hasta que se vino yo tragaba sus jugos y ella gemía como puta. Me cogió nuevamente la verga y se la volvió a chupar, que rica mamada, hasta que le dije que me venía y ella continuó, cuando de pronto solté una descarga brutal de leche la cual ella se la tragaba, luego le llegaron otros chorros mismos que ella igual se los tragó. Nos vestimos y dimos una enjuagada de boca con listerine que había en el baño, nos arreglamos y salimos disimuladamente. En verdad habremos estado ahí no más de unos 5 minutos, tiempo suficiente para llegar cada quien a un orgasmo riquísimo.
Fue la última vez que cogimos, puesto que al poco tiempo yo renuncié y le perdí el rastro, claro esta que si de alguna manera me entero de como contactarme con ella seguro nos vemos y nos vamos directo a algún motel, para que de una vez por todas poder culiar toda una noche con esta ricura de mujer, que ahora ya mas madura suguro esta mas rica que antes y mas experta con el sexo (esto ocurrió ya hace 18 anos).

02/02/2009 Por: pajero


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.