Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria fantasias

Buscador de Porno XXX



Relatos Eróticos / Mi mujer con el negro

Mi mujer con el negro

Hola a todos, les contaré como mi esposa (41) se encamó con un negro ya que esa era la fantasía que ella tenía en su mente.

Yo soy Juan (44) un cornudo consciente y siempre la complazco en todo lo que me pide. Una noche en la cama nos estábamos dando con todo y era en esos momentos en que a ella le afloraba la calentura, me pedía que le haga la colita, me decía, dame tu pija mi amor, yo la estaba cogiendo y ella se la saca y se da vuelta en la cama, se pone en cuatro y me dice, chupame la colita amorcito, ensalívamela bien…

Yo le pasaba la lengua y le metía un dedito en su ojete y le decía, que caliente que estás, ¿no te gustaría tener otra pija ahora para disfrutar?, ella me decía que sí, que le gustaría pero que quería la de un negro, ya que aun no se había comido a ninguno, le pregunté donde lo busco amor, no sé, me respondió, búscame uno papito, búscame uno que me quiero comer una flor de pija.

Luego la ensarté por el culo y ella se movía como una yegua y decía, dame papi que acabo, acabo aghhhhhhhh, y yo también terminé en ese momento llenándole el culo de leche.

Se tiró en la cama y me miraba con esa cara de puta viciosa que tenía, me dijo papi, me tenés que cumplir mi fantasía. Yo en la semana pensaba donde iba a encontrar un negro ya que en mi ciudad no había ninguno, hasta que un día fuimos a una feria regional de artesanos y ahí había un negro vendiendo artesanías.

Mi esposa me dijo, papi, ahí, mirá papi ahí, ella lo había descubierto. Vamos a comprar algo papi, ella fue lo más sensual que pudo como para que el negro la mirara, estaba vestida con una mini negra bien pegada al cuerpo y una remera que resaltaba sus buenas tetas que tiene. El negro era venezolano y hablaba español por suerte, ella charló mucho con él y se hacía la tímida porque cuando él la miraba a los ojos ella bajaba la vista. Se llamaba Omar y tenía 28 años, nos conto que se quedarían 3 días y que luego iban a ir a otro pueblo a vender.

Luego de comprarle algo nos retiramos con mi petisita y esta contorneaba el culo como para que Omar la viera irse. Se notaba que estaba caliente, porque en el auto me empezó a tocar mi pedazo y a manoseármelo, me pedía que la clavara allí mismo, que el negrito la había dejado caliente con solo mirarla, cuando llegamos a la casa me preguntó, papito ¿qué vas a hacer por tu mujercita?, se hacía la gatita y se me pegaba al cuerpo y me decía, quiero pija amor, dame tu pija, mira como me puso el negrito, ahh, que lindo que era, ¿le viste las manos que tenía? bien grandes , ahhh que pija que debe tener, ahí fuimos a la cama y ella me desnudó por completo y comenzó a chuparme la pija y decía, ahhh si lo agarro a ese negrito como se la voy a comer, ay papi, con solo chuparte la pija estoy acabando.

Le dije, ¡que puta que sos y que caliente que estás! Puta. Puta, le gritaba luego voy a hablar con Omar y le voy a decir que querés coger con él. Papi… ¿Así le vas a decir de una?, Si mi amor, si es lo que estas deseando, ¿o no?…Si papi, es lo que quiero, ¿y cuándo va a ser?, Para no seas tan loca, vamos a ver, él dijo que se quedarían por 3 días. Mientras tanto me seguía chupando la pija hasta que le acabé un montón de leche que ella tragó muy rico.

A la tarde encaré para la feria y lo fui a ver a Omar, cuando me vio se sorprendió y se sonrió también, creo que el hijo de puta ya sabía a qué iba yo. Comenzamos a charlar y me preguntó por Gloria, yo le dije que se había quedado en casa esperándome, comenzamos a hablar de pavadas hasta que le pregunté, Omar, ¿vos sos casado?, él me dijo que no, que solamente tenía una novia que estaba estudiando y se había quedado en la ciudad. Yo le dije, ¿Querés venir a cenar con nosotros esta noche? porque mi petisita quiere verte de nuevo antes de que te vayas, él se sonrió y me dijo, ¿Para qué quiere verme?

Yo le dije de una que ella tenía una fantasía que nunca había podido cumplir y que era estar en la cama con un negro, lo único que pide es que sea bien dotado, él se sonrió y me dijo que mi esposa le había gustado mucho y que si que tenía una buena pija de como 22 centímetros.

Quedamos en que yo lo vendría a buscar a las 20:00 horas y que iríamos directo a la casa a cenar y luego el postre. Y así fue, a la noche lo llevé a casa y mi esposa se había puesto un vestido de noche bien ceñido al cuerpo donde le resaltaban las tetas y tenía la espalda descubierta.

Mi Gloria estaba toda nerviosa, se le notaba, así que en la cena se tomó un vaso de vino y se fue calmando, luego de cenar nos sentamos en el living y yo me fui al baño, siempre tardo un poco porque me gusta leer un poco, cuando salgo los veo en el sillón, a él con los pantalones bajados y a ella arrodillada chupándole la pijota que tenía, tenía el vestido desacomodado, con la falda para arriba y con las tetas al aire, Omar la agarraba de la cabeza como dándole el ritmo que quería a la chupada que le estaban dando, en un momento ella paró y le dijo, vamos a la cama amor que quiero que me cojas y me entierres esa vara que tienes, así que lo agarró de la pija y lo llevó escaleras arriba, yo ya estaba recaliente con la escena que había visto, así que me fui con ellos y me senté en un sillón como un espectador.

Omar acostado con la pija parada y ella arriba de él enterrándosela por completo, mi esposa gritaba de placer, Ahhhhhhhh me mata…..me mata mi amor, mira como me coge, mira, mientras las tetas se balanceaban sobre la cara de Omar, este aprovechaba y se las chupaba muy rico. Hasta que acabaron al unísono, Omar le llenó de leche su cuevita y mi esposa acabó en ese instante con unos gritos que aun recuerdo, nunca antes la había visto y oído acabar así.

Que rico Omar, que rico, le decía, me mataste, le decía, que rica pija que tienes, y mira aun la siento parada dentro de mí, que divino, que divino. Ella se baja y se pone de espaldas en la cama y Omar le miraba el culo divino que tiene mi petisa, la comienza a acariciar y mi petisita comienza a reaccionar y le dice, quiero esa pija en mi culito, Omar no sé si va a entrar pero quiero probar, se puso en cuatro mientras Omar le chupaba el culo y la ensalivaba bien, cuando le apoyó la pija en la entrada esta no entraba así que le metía un dedo y luego dos, mi mujercita le dijo que en la mesita había una crema y que le pusiera bastante…

Yo le alcancé la crema y se la di a Omar que comenzó a embadurnarle el culo a mi petisa. Y ahí comenzó la penetración, a ella le dolía porque nunca se había comido una tan grande por el orto, pero le pedía que no parase, que se la metiera, Omar comenzó a empujar y de a poco la fue introduciendo en su culito, mi esposa gritaba de dolor que a poco se fue calmando y se transformó en placer.

Así fue como le llenaron el culo de leche y ella acabó por enésima vez. Mi esposa se acercó a mí y me dijo, te amo mi papi, Te amo por cumplirme mis fantasías y te voy a hacer una buena chupada porque mi conchita y mi culito me duelen mucho.

16/12/2009 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.