Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria confesiones

Los mejores relatos eroticos de confesiones

Categorías de Relatos Eroticos


Relatos Eroticos / El rico culito de mi madre

El rico culito de mi madre

Por: Nikita
Lo que voy a contar sucedió el verano pasado. Mi padre alquiló una quinta en las afueras de Buenos Aires para pasar los meses más calurosos, claro que a mí con mis dieciocho años acabados de cumplir la idea de pasar tres meses alejado de mis amigos no me hacía ninguna gracia pero bueno, mi opinión no fue escuchada. Los primeros días fueron de pileta, algo de tenis y paseos en bicicleta y por la noche comer asado al aire libre, nada demasiado divertido pero era lo poco que podía hacerse.

Pero una noche las cosas imprevistamente cambiaron, me desperté sediento y bajé a la cocina a tomar algo fresco, al llegar vi que la luz estaba encendida y que mi mamá estaba agachada frente a la heladera buscando algo. Estaba prácticamente desnuda, apenas cubierta por un baby doll muy corto y absolutamente transparente que no le cubría el culo en esa posición.

Me detuve a contemplarla: unas piernas soberbias, un culo glorioso y, asomando entre los muslos, los gruesos labios de una concha depilada. Mi madre es una mujer muy joven de apenas treinta y cinco años y maravillosamente bella, sus piernas y su culo, más el par de tetas más hermosas que he visto en mi vida, conforman un conjunto perfecto, pero además mamá ha sido agraciada con un bello y aniñado rostro, en una palabra, es bellísima. Me quedé en silencio contemplándola mientras una incipiente erección se me manifestaba pero de pronto mamá se irguió con una botella en la mano y dije: - Yo también tengo sed.

Mamá giró y me miró sonriendo como si en lugar de su hijo fuese su propio esposo quien la miraba semidesnuda. Sus tetas me quitaron el aliento, duras, paradas, con unos pezones notables rodeados de grandes aureolas. La miré sin ningún pudor y hasta con cierto descaro, la recorrí centímetro a centímetro y me detuve en el triángulo de su pubis, mi erección era inocultable y no intentaba de ningún modo disimularla, hasta sentía cierto placer morboso en ostentarlo y ver a mi mamá mirar mi bulto sonriendo, yo solo vestía un corto pantalón pijama y la delgada tela había tomado la forma de una carpa. Entonces mamá dijo: - Detrás de ti hay vasos.

Sirvió agua helada y tomamos en silencio mirándonos, estudiándonos, y los pezones comenzaron a delatarla. Habían crecido y ahora parecían del tamaño de pulgares empujando la gasa del baby doll. La situación era más que clara y yo nunca fui tímido lo que me valió a mi edad haberme cogido más chicas que todos mis amigos juntos, no iba a empezar a comportarme tímidamente justo ahora así que mirándola a los ojos afirmé más que preguntar:

- Estamos pensando lo mismo. Mamá no dio rodeos y contestó: - Vamos al garaje.

Comprendí la respuesta, el garaje estaba alejado de la casa y sobre él había una dependencia de servicio con una habitación con una gran cama y un baño y como no tomamos personal estaba disponible para nosotros. Al llegar a la puerta de la cocina mamá apagó la luz y me pasó el brazo por la cintura y yo hice lo mismo. Cruzamos el parque abrazados y mientras caminábamos mamá deslizó la mano bajo el elástico de mi pantalón y me acarició las nalgas, yo pasé la mano por debajo del baby y también le acaricié el culo. Subimos la escalera y al llegar prendí la luz y no había terminado de cerrar la puerta cuando mamá ya estaba arrodillada frente a mí, me había bajado el pantalón y me estaba chupando la pija frenéticamente.

- ¡No!, así no, no quiero acabar tan rápido le dije y la levanté tomándola de los brazos.

El baby voló sobre su cabeza y nos besamos ardiendo de calentura y así besándonos y apretándonos caímos en la cama y nos revolcamos besando, mordiendo, chupando, gimiendo y jadeando hasta que la puse de espaldas y la penetré sin mayores dilaciones. Acabamos en el acto apretándonos y sofocando a duras penas los gritos que se nos escapaban. Fu un polvo muy caliente, de esos que se echan en circunstancias inesperadas o cuando llegan después de mucho desearlos, de esos que no se repiten más y por eso mismo más se disfruta.

La concha de mamá latía muy fuerte y mi pija no paraba de eyacular, estuvimos así varios minutos hasta que la respiración se aquietó y nos fuimos relajando pero yo quería seguir sintiéndola y la mantuve penetrada mientras mamá me acariciaba y me besaba, entonces me contó:

- Papi está enfermo, hace tres años que no puede, pero no quiere ir al médico porque le avergüenza contar que no se le para, muchas veces intentamos y a veces parece que lo va a lograr pero no puede mantener la erección y me deja peor que antes, yo soy joven y sana, hace tres años que vivo en un infierno pero yo nunca lo engañé, te juro, pero con vos es distinto esto no es engañarlo… - Mami, yo no te voy a hacer faltar lo que necesitás nunca, lo juro.

- ¡Qué dulce que sos mi vida! No se que sería de mi si no te tuviese a vos, esta noche me siento como hacía años no me sentía, ardiente y correspondida por un hombre joven que me hace sentir mujer como nunca, chiquito: decime que te gustaría que mamita te hiciese, pedime lo que quieras mi amor, soy toda tuya…

Luego de los minutos de descanso que tuvimos yo ya me sentía dispuesto a continuar y sentía que la tenía nuevamente muy dura, se la saqué y me tendí a su lado mientras le decía: - Quiero tu culo. Mami sonrió y se puso boca abajo, sólo dijo: - Lubricame con un poco de saliva, no me la pongas en seco.

Me puse entre sus piernas abiertas y le separé las nalgas, la visión de ese culo maravilloso esperándome me dio vértigo y me arrojé de cara sobre él. Era delicioso y mi lengua le entraba y le salía, lo mordí suavecito, lo besé y lo lamí haciendo suspirar a mami, yo nunca había hecho ningún culo y me moría por probar uno. Pero fui cuidadoso y la penetré con cautela pero mamá gemía de gozo y no se quejaba, me di cuenta que lo disfrutaba. La cogí dulcemente y llegamos al orgasmo juntos, ¡Qué maravilla! ¡Qué culo tan exquisito! Cuando se la saqué nos abrazamos y nos comimos a besos de pura alegría que sentíamos, ¡Era mi primer culo y era el de mi mamá! Y para ella era el fin de tres años de forzada y dolorosa abstinencia, nos sentíamos felices, maravillosamente felices.

Después jugamos como enamorados besándonos, tocándonos, haciéndonos cosquillas, conociendo nuestros cuerpos… La puse de espaldas y la recorrí centímetro a centímetro, mirando, oliendo, lamiendo y apretando. Jugué a enardecer sus pezones y a arrancarle suspiros, separé los labios de su concha y la olí y la examiné detenidamente, toqué el clítoris con la punta de la lengua, lo tomé entre los labios y lo apreté, mamá gemía y reía. La penetré con mis dedos investigando y descubrí su punto G, le penetré la concha y el culo simultáneamente y la masturbé hasta que me suplicó que me detenga porque no podía dejar de tener orgasmos, en fin la agoté, o eso creía. La volví a abrazar y nos comimos a besos hasta que mamá me dijo: - Ahora vas a tener el orgasmo más grande de tu vida.

Noté un cierto brillo en sus ojos que se me hizo algo perverso pero mami ya me había puesto de espaldas y se había montado sobre mí poniéndome la concha en la cara mientras me agarraba la pija y se la metía en la boca y la chupaba ruidosamente. Desde luego hice lo mismo con su culo y su concha mientras me trataba de imaginar como sería ese orgasmo tan grande que mami me había prometido. Pero todo no era más que un precalentamiento, mamá me quitó la concha de la cara y se incorporó en busca de mi pija, tenía su culo a la altura de mi cintura y no podía dejar de admirarlo y desearlo pero mami tenía otras ideas.

Me masturbó para ponerme a punto y luego se sentó sobre mí metiéndose la pija en la concha y se acomodó meciéndose suavemente, la tomé de la cintura para ayudarla a moverse, eso me gustaba mucho pero no era todo lo que mami me deparaba. Cerró su puño derecho y levantó el dedo mayor como para hacer fuck you y se lo metió en la boca y lo chupó y cuando se lo sacó se dio vuelta mirándome sonriente enarbolando el dedo como un arma, su sonrisa era ahora decididamente perversa y me enterró el dedo en el culo. Mi cuerpo se arqueó y quise protestar: - Mami, eso no me… ¡Aaahhhhhhh!

No pude contener el grito, mamá había tocado algo que me produjo un fuerte sacudón y mi pija se puso aún más dura, si eso era posible. Mami me cogía con dedicación, subía y bajaba rítmicamente terminando el movimiento con una pequeña cepillada de su concha contra mi pubis al tiempo que me masturbaba el culo. Su dedo penetraba profundamente y tocaba un punto que me hacía estremecer, lo retiraba levemente y lo volvía a enterrar, sentía que algo crecía dentro de mi, algo incontenible que en cualquier momento iba a estallar, mi pija estaba durísima y sentía la concha muy caliente, cada vez más.

Sentí cierto malestar, como un vahído, como si fuese a perder la conciencia, pero de pronto una sensación terriblemente extraña me invadió, como si una ola creciese dentro mío, una ola gigantesca que prometía arrasarme, tuve miedo. El dedo de mamá estaba haciendo estragos dentro de mi culo y mi pija empezó a latir preanunciando una erupción volcánica más que una eyaculación. Y de pronto el orgasmo estalló, si, estalló, porque fue como una explosión y grité. El cuerpo de mamá se bamboleaba y su cabeza se ladeó hacia un lado, ella también estaba acabando y como yo lo hacía a lo bestia.

Gemía y sollozaba y yo intentaba reprimir mis rugidos al tiempo que abría la boca intentado tomar el aire que me faltaba, creí que me desmayaba, un sudor frío me cubría y creí que se me volaba la cabeza, intensas olas de un placer increíble me mecían, mi corazón sonaba como un tambor y sentía mi glande tan inflamado que pensé que podía estallar. Mamá me quitó el dedo del culo y se acostó sobre mí y su espalda estaba caliente, la abracé y le agarré las tetas y nos quedamos así larguisimos minutos intentando calmarnos, luego se acostó a mi lado y me abrazó, yo no podía moverme ni hablar pero mami explicó: - Eso que masajeé era tu próstata, es el punto G de los hombres, casi ninguno lo sabe ni tampoco la mayoría de las mujeres pero la que lo conoce tiene en sus manos la llave de la felicidad eterna.

- Creí que iba a morirme, susurré. Mamá rió. - Tontito, ¿Crees que tu mami te mataría? - Mami, morir así no me importaría. Volvió a reír. - Te necesito vivo, no olvides tu promesa.

Me besó y acarició largamente y finalmente me dijo que tenía que irse pero que durmiese allí que por la mañana ella me vendría a despertar. La miré soplarme un beso desde la puerta y me quedé dormido en la posición en la que estaba de puro agotamiento. Me despertó su lengua dentro de mi boca, estaba boca arriba aún, como me había dormido, mami resplandecía, toda ella brillaba, tenía una sonrisa luminosa y se la notaba feliz.

- Arriba dormilón que mamita le trae algo. - ¿Qué cosa mami? - El polvito de los buenos días…Yo tenía mi habitual erección matinal así que estaba dispuesto a comenzar inmediatamente. - Mami, anoche soñé con vos, soñé que cogíamos… - ¡Qué casualidad! Yo también soñé con vos y soñé que cogíamos, rió mamá.

Fue un polvito delicioso, rapidito e intenso como todos los mañaneros. Después bajé a desayunar y al rato bajó papá.

Pasaron seis meses desde el verano, papá se animó y fue al médico y en poco tiempo estaba hecho un toro de nuevo, ahora intenta recuperar los tres años perdidos así que mami coge todos los días la mayoría de las veces con uno detrás del otro porque yo no olvidé mi promesa y soy de cumplir con mi palabra.

También follo por partida doble porque tengo una novia, una chica bellísima a la que le enseñé todo lo que aprendí con mamá y a la que hago delirar de placer y que mamá adora, pero para mi la única mujer de verdad, es y será hasta el fin de mis días, mi mamá.

En fin, me siento mucho mejor ahora que conté mi historia.

Añadido el 17 de Mayo de 2008

Webcams en Vivo

Comentarios



No se han encontrado comentarios.



Estadisticas de este Relato

Imprimir el Relato 0 Comentarios Publicados Ver Todos los Comentarios Leido 22259 Veces 0 Veces agregado a favoritos

Usuarios




Registrarme Ahora ►

Encuesta

¿Que te parece la web?
Excelente
Muy Buena
Buena
Regular
Mala




Ver Resultados
Ver listado Completo


Buscador de Sexo




Noticias de Videos Porno


Noticias con Fotos XXX



Top Juegos Porno

Ben 10 follando Jugar Juego Juego en el que debes follar a la hermana de ben 10 bien duro. Alguien le meterá la polla en ...


Guarra durmiente Jugar Juego Quítale la ropa interior a la chica mientras duerme. Hazlo con mucho cuidado o se dará cuenta.


Magnum P.U Jugar Juego Una animación porno muy currada intenta follarte a la mujer sin que te mate el marido, crees ...


Rubias ardientes Jugar Juego Si te encantan las mujeres rubias, estoy más que seguro que esta galería de tías rubias te ...


Atada Jugar Juego Para salir de la rutina esta chica a decidido dejarse atar para que practiquen con ella todo ...


Ver listado Completo ►

Webs Amigas

Ver Listado Completo ►


94 invitad@s en la web y 0 guarretes

Webs Amigas
Sexo  | Sexo Gratis  | porno  | Videos Porno  | Videos Porno  | Porno  | Videos XXX  | Videos Porno Gratis  | Videos Gratis  | Rubias 19  | Guarras Porno  | Tube8.com

Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de uso. ¡Gracias!.