Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria amor filial

Buscador de Porno XXX


Relatos Eróticos / Seduccion en el bus

Seduccion en el bus

Mi nombre es Luis Antonio y la historia que voy a contar es tan real que los protagonistas, y sus rutinas son las verdaderas:

Desde hace varios años he tenido la fantasía de ver a mi esposa coger con otro hombre, aúnque nos llevamos muy bien intimamente, pero siempre existe ese deseo sexual de hacer algo diferente a lo rutinario, al principio ella se resistía, pero después le fue gustando la idea y un día me dijo que si lo haría, pero tendría que ser con alguien que a ella le gustara y que no supiera de nuestra identidad. Nos dimos a la tarea de buscar al tercero, y aún cuando yo pensé que seria fácil, no fue así, pero felizmente lo hemos encontrado, sin embargo antes de ello de manera parcial me ha concedido mi fantasía.

Mi mujer se llama Eva, tiene 42 años, muy bien cuidada, blanca, de tetas grandes que resaltan al usar escotes ceñidos, su cabello de color castaño muy suave y fino.

Nosotros radicamos en San Borja y por cuestiones de trabajo tenemos que viajar a Trujillo hasta 2 veces por mes, y aunque nos vamos en el carro algunas veces lo dejamos en casa y nos vamos en bus. Como mi esposa y yo somos muy cachondos nos dábamos unas buenas agasajadas delante de la gente con el pretexto del frío que por estas epocas tenemos, era una sensación muy rica por el morbo de estar en público.

En una de esas idas a Trujillo, yo le propuse a mi esposa que nos fuéramos en bus pero que en lugar de que yo la cachondeara sentado a su costado, permitiera que lo hiciera algún desconocido sentado al lado de ella, al principio como que no quería, pero al fin acepto y ese mismo día tubo su primera experiencia de sentir como se le pegaban en el asiento y con la verga bien parada provocándole una excitación diferente, al final yo fui el ganon, ya que me sente en el asiento del costado de ella, all llegar a Trujillo solo de recordarlo se puso súper cachonda e hicimos el amor como locos.

Desde ese día, cada ves que tenemos oportunidad hacemos lo mismo, en una ocasión un tipo que le toco no se conformo con pegársele sino que se atrevió a agarrarle las piernas sobre su pantalon que ella la tenia tapada con una casaca para disimular, pero me platico que le daba unos apretones que le excitaron bastante. Yo le propuse que la próxima ves se pusiera falda, incluso hay ocasiones en que se viste con faldas cortas y blusas escotadas para llamar la atención, hemos tenido aventuras muy excitantes, pues ya le han metido mano debajo de la falda, pero no solo eso.

Un día decidí buscar en los avisos clasificados de internet el servicio de un acompañante de ruta para mi mujer, vi algunos servicios masculinos, despues de ver varios perfiles, me percate de uno que podía cumplir nuestra fantasía, era un hombre de unos 33 años, de nombre Adamo, así que lo contacté. Pero sin que ella lo sepa, sólo le comente a ella que experimentemos otra nueva aventura de viaje y para ello ella deberia de sentarse al lado de un hombre, tampoco le dije a este joven que mi mujer era la que se sentaría al lado suyo (sólo le dije que trate de excitarla a la mujer quien le toque de pareja de viaje)....así que adquiri tres boletos de viaje para Trujillo, saque uno a nombre de ella para el lado del pasillo y el de él logicamente al lado de ella, en el lado de la ventana, yo por mi parte al costado de ellos en el asiento del otro lado del pasillo del bus para observar. Previamente por la mañana le había entregado su boleto a Adamo para que llegue con su boleto al terminal y se acomode en su asiento respectivo y no despertar sospechas en mi mujer.

Eran como las 7:30, llegue al terminal con Eva y nos subimos al bus de la empresa Cruz del Sur, de la estación de Javier Prado, nos acomodamos en los asientos que previamente habiamos escogido.
Sólo habíamos avanzado unos kilometros cuando mi esposa me hizo señas de que el hombre ya se le estaba repegando.

Yo notaba la carita se satisfacción de ella y como el chico se le pagaba en cada movimiento del bus; ya casi despues de haber avanzado un buen tramo y cuando ya habían apagado las luces del pasadizo interior note que él llevaba sus manos cerca de la pierna de mi mujer y como ella se excitaba del contacto, notaba que como su mano del acompañante se acercaba cada vez mas a la falda de ella y la rozaba de manera muy discreta, luego él empezó a acariciar su panochita de manera muy sútil sobre la falda, entonces observe como mi esposa hacia movimientos leves de vaivén para sentir su mano por encima y a la vez ella se tocaba sus senos discretamente.

Faltaban mucho para llegar a nuestro destino cuando ella me hizo una expresión y abriendo tamaños ojotes que la verdad no entendí que me decía, yo a mi ves con otra mueca le pregunte que pasaba y ella con los ojos me dio a entender que nada sin embargo de repente vi como cerro sus ojos y note en su rostro una mueca de satisfacción que muchas veces he visto en ella, el tipo le había metido la mano dentro de su tanga y ella lo estaba disfrutando.

Yo observaba como la mano del joven acompañante se movía dentro de la tanga de ella y como ella abría mas y mas las piernas para recibir la estimulación manual, de pronto observe que ella acercaba su mano derecha hacia la entrepierna de él y lentamente bajaba su cremallera, su mano lo movia lentamente para no despertar sospechas en el bus. A este punto ella ya estaba muy cachonda y lubricada, el chico tenia metido toda su mano dentro del calzón de ella y ella agarrando el pedazo de mazorca de el, masturbandolo de arriba hacia abajo, ella con la respiración muy acelerada y su vientre muy dilatado como consecuencia del tocamiento y masturbación de la mano y los dedos del joven en la cueva de Eva, podia oler la vulva de mi mujer y como estaba desesparada por tener ese glande en su interior, instantaneamente vi como ella poco a poco se agachaba y bajaba de a pocos del asiento hasta quedar en una posición muy baja, justo para poder dar una corrida con la boca en el pene del chico.....de reojo miraba como ella succionaba su falo y lo chupaba, haciendo que este brote su líquido seminal poco a poco pero sin llegar al orgasmo.

Al fin llegamos a la estación final y ahí descendimos junto con un montón de gente, disimuladamente le dije al chico que se dirija al baño de caballeros, mientras con mi mujer nos encaminamos a la salida, pero en el trayecto, le dije a mi mujer que espere porque tenía ganas de ir al baño, a lo que ella accedio en esperarme en la sala de espera. Al ingresar al baño de caballeros, le dije al chico que en verdad a quien él había estado seduciendo y tocando era mi mujer, lo que lo dejó un poco sorprendido, pero que el trabajo aún no terminaba allí, faltaba la segunda parte de la fantasía, le dije a Adamo que mi mujer y yo nos hospedariamos en un hotel y cuándo estemos hospedados, lo llamaría a su celular para indicarle la dirección y el nombre del hotel, le reservaría una habitación a él (mi mujer aún no estaría enterada aún) para que pueda ingresar y darse una ducha, le dí un dinero para que comprara unas cervezas y me las lleve después de ducharse hacia la habitación que yo le indique y se haga pasar por el empleado del hotel. Salí del baño de caballeros y fui al encuentro de mi esposa y ya mas tranquilos afuera le pregunte que había sentido, entonces ella me contó que cuándo él le empezó a tocar, ella sintia algo mas rico y le dieron ganas de moverse, el chico le empezó a agarrar las piernas, obviamente noto su disposición y poco a poco le fue subiendo la falda, que por cierto era algo corta, así que no le costo mucho trabajo subirla y poder tocar la piel de las piernas de mi esposa directamente, pero no conforme con eso, cuando mi esposa lo sintió, este, ya tenia la verga a punto de explotar de su pantalon, (ese fue el momento en que mi esposa puso tamaños ojotes) así que ella le bajo el cierre de su pantalon para darle una celestial paja mientras ella separaba un poco mas las piernas para facilitar que metiera su mano en medio y empezó a moverse y precisamente cuando mi esposa cerro los ojos fue por que el tipo le había hecho llegar su sensación, ella se derramo dejando sus piernas y los muslos escurriendo de su olor vaginal.

En ese momento nos fuimos a un hotel ya que ambos estábamos súper calientes. Nos dieron una habitación en el tercer piso y al ir subiendo las escaleras como ella iba adelante pude ver entre sus piernas el escurrimiento de su calentura que le había dejado Adamo, no pude resistir la tentación y metí mi mano entre sus piernas y me excito sobremanera el sentir lo resbaloso del líquido, así seguimos caminando y yo con mi mano entre sus piernas.

Empezamos a buscar la habitación pero íbamos del lado contrario, en eso encontramos a un empleado, le pregunte si tenían cervezas en el hotel, nos dijo que sí y nos indico el pasillo que nos llevaría a la habitación, le agradecí. Lleve a la habitación a mi mujer y con el pretexto de que bajaría a comprar unas cervezas baje para llamar a Adamo, le dí los datos del hotel y le dije que calculando mas o menos una hora dejaria la puerta de mi habitación entreabierta para que él pueda ingresar y que no se olvide de traer las cervezas.

Regrese a la habitación y le dije a mi mujer que tardarían un poco en traerme las cervezas y que mientras tanto me daría una ducha y que despues ella haga lo mismo, despues de ducharnos y ya casi siendo la hora de que Adamo se acerque a nuestra habitación, me acerque a la puerta y la deje entreabierta, mi esposa me pregunto que por que la dejaba abierta y le respondí que nos iban a traer las cervezas, la abrase y empecé a besarla en la boca, su respuesta fue inmediata con esos besos que me indican que quiere una buena sesión de sexo, baje mis manos hasta sus nalgas y las empecé a sobar como a ella le gusta y con eso se pone súper cachonda.

Se separo un momento y me dice -cierra la puerta que nos van a ver-, yo le conteste, -si esta bien, la cerraré cuándo me traigan las cervezas-, solo sonrió y sin responder nada se volvió prender de mis labios y metiendo su lengua casi hasta mi garganta, de esa manera besa cuando quiere verga, yo respondí al beso y seguí acariciándole las nalgas.

Como ella estaba de espaldas a la puerta no se percato que Adamo había llegado con las cervezas pero en cuanto lo vi le hice señas de que esperara un momento, el hizo como que se iba pero le volví a hacer señas que no se fuera, así que se quedo parado en la puerta, yo subí la falda de mi esposa para que él le viera las nalgas en todo su esplendor pues la diminuta tanga que traía lo permitía, note que a el se le erecto rapidamente su miembro y volteaba a ambos lados del pasillo para percatarse que no viniera nadie.

Como mi esposa estaba tan caliente me seguía besando y se movía riquísimo pegando su panocha en mi verga que estaba al máximo por el morbo de que alguien nos estaba mirando. Adamo eperando su turno, también ya se notaba excitado.

Deje de besar a mi esposa y le dije -ya llegaron las cervezas- ella se bajo inmediatamente la falda y volteo hacia la puerta, grande fué su sorpresa al ver el rostro de la persona que la había hecho sentir tan ardiente en el bus, le dije a Adamo con una seña disimulada –pasa por favor- entro y puso las cervezas en el tocador, le pague y le dije a él -sirvele a mi esposa lo que ella guste- ella se me quedo mirando como extrañada y yo le hice señas con los ojos hacia el bulto que era muy notorio en el pantalón del joven.

Ella lo miro y él se acerco a mi mujer con un notorio deseo y con la voz caliente dijo –que deseas servirte- mi esposa empezó a sobarle la verga sobre el pantalón, mientras le dijo -me gustaría comerme esto- yo me fui a cerrar la puerta, regrese y ya le había sacado su instrumento el cual estaba masturbando de una manera tan rica que Adamo hasta tenia sus ojos casi en blanco.

Por lo muy bien que mi esposa sabe mover su mano, que no tardo ni un minuto en estimular ese pene que ella tanto deseaba, todavía mi esposa le dio unos apretoncitos como para asegurarse que este rigido, mientras él le agarraba, besaba y succionaba los senos que ya estaban muy rigidos, rojos y erectos de la succión, poco a poco él fue bajando lentamente su boca hasta llegar a la entrada vaginal de mi mujer, movio la diminuta tanga de ella a un lado sin sacarla y dío rienda suelta a su maestría oral en la panocha caliente de ella, con la lengua le rozaba y apretaba su clitoris y le metia la lengua hasta el fondo de sus paredes vaginales, hasta saciar y oler sus jugos vaginales muy ardientes, despues de una buena estimulación y estando ella a punto del extasis, él la agarro de la cintura y levanto su falda, bajo su tanga hasta dejarlo caer en el suelo y dejando ver sus rosadas y carnosas nalgas, la volteo y la coloco en posición de perrito sobre la cama, despues de ponerla a mi mujer muy calentona, excitada y aperturada para la penetración, Adamo la agacho mas y la preparó para meterle su mazorca en el interior de ella, que estaba dispuesta a recibirlo con todos los honores.....poco a poco fue introduciendo su glande en la vagina de ella que gemia de placer y de deseo, él le empujaba su vientre con todo y testículos y ella recostaba sus nalgas hacia el......en embestidas de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda, en profundidad rapidamente él la tenia a punto de explotar, hasta que en un empuje mas profundo ella solto todo su orgasmo hasta saciarse en sacudidas y convulsiones electricas en todo el cuerpo hasta quedar exhausta sobre la cama.

Despues de un breve descanso y cuándo Adamo estaba a punto de irse ella lo llamo y le dijo -te daré las gracia a mi manera- así que ella comenzó a bajarle la cremallera del pantalon y con sus manos empezó a estimular su pene y masturbarlo, poco a poco el pene del chico se ponia tieso y muy grande, una vez que estaba totalmente erecto, mi mujer lo beso y lo empezo a chupar y tragar metiendolo todo en su boca como si nunca había probado semejante pieza, lo succionó de una menera como si fuera una experta masturbadora hasta lograr hacer saltar sus fluídos, apretándolo y moviendo su mano de arriba hacia abajo hasta hacer saltar la ultima gota de semen, le dio un beso en la boca y le pregunto que si así estaba bien de propina, el joven, todavía medio aturdido, solo atino a decir –si, es la mejor paja que me han hecho, gracias- y salió mojado de la habitación.

Ya a solas mi esposa me pregunto que si estaba satisfecho y yo le dije que si, que me gusto verla cogiendo con otro hombre totalmente, sonrió y me dijo -he tenido una verga extraña dentro de mi que me ha hecho ver las nubes y ahora quiero sentir la tuya adentro.

Nos empezamos a besar nuevamente y yo volví a subir su falda para acariciarle las nalgas, en eso me dejo de besar y me pregunto -¿oye crees que a Adamo le haya gustado la chupada? Y yo le conteste –no creo, estoy seguro, ya tenia un rato parado en la puerta viéndonos, por eso te levante la falda para que viera lo que se iba a comer- sonrió y me dijo –hay eres tremendo-. De sobra esta decir lo que hicimos con lo calientes que estábamos. Salimos del hotel como a las 18 y media y ahora si nos fuimos a hacer nuestras compras.

Ahora, cada vez que nuestros tiempos nos lo permiten, planeamos nuevas experiencias, claro, con Adamo, por supuesto como nuestro cómplice.

28/06/2010 Por: pechoscalientes


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.