Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria amor filial

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Durmiendo con mi hijo

Durmiendo con mi hijo

Hola mi nombre es Mónica, tengo 41 años y soy divorciada, mido 1.75, de cabello castaño claro corto, ojos negros, delgada con unos senos de tamaño normal, que se conservan bien parados todavía, un trasero redondito y más bien pequeño. Vivo con mi hijo Francisco, él tiene 21 años, mide 1.77, buen cuerpo, es delgado, pero ya se empieza a definir muscularmente, vivimos en un departamento pequeño que tiene 2 habitaciones, sala-comedor y cocina, con un baño en común que además comunica a los 2 cuartos.

La historia que les cuento a continuación ocurrió hace 2 meses.

Nuestra relación siempre ha sido buena, tenemos una buena comunicación madre-hijo que más bien parece de amigos, nos contamos todo, nuestros problemas, deseos, ilusiones, sueños, amores, etc. Pero de un tiempo para acá, he notado cierto cambio en la conducta de Fran que me ha llamado un poco la atención.

Nuestra relación era tan natural que no había la pena por el otro, nos habíamos visto en ropa interior y en pocas ocasiones hasta sin ella, si necesitábamos algo entrábamos al baño así estuviera el otro, hasta que esos días en el cambio de conducta de él, vi como me miraba más que antes, me empecé a dar cuenta como entraba siempre que estaba en el baño, siempre que me vestía y ahora se la pasaba más tiempo conmigo y también como se dejaba ver más por mí, siempre en interiores en la casa, se vestía con la puerta abierta, pero al fin y al cabo no le di mucha importancia.

En una de las noches en que hacía un calor infernal en donde dejamos las puertas del baño abierto para que circule el aire desde la ventana de mi cuarto a la de él, como las 3 am oigo un murmullo desde el cuarto de Fran, cuando ya estaba bien despierta y escuchando con atención oigo que está gimiendo y oigo que dice mi nombre, me levanté con mucho cuidado y muy despacio sin hacer ruido me asomé desde el baño y pude ver por el espejo que Fran se estaba masturbando salvajemente en mi nombre, me quedé observando hasta que un pequeño grito me dio la señal que empezó a salir su leche así que me fui a mi cama antes de que él se diera cuenta que lo espié.

Tuve dificultad para dormirme nuevamente, pero como a la media hora lo logré, pero no profundamente, me despertaba a cada rato recordando la escena de mi hijo masturbándose.

Al día siguiente cuando me desperté y como era sábado pasaría todo el día en la casa con Fran, preparé el desayuno y después me puse a limpiar un poco, cuando entré a arreglar su cuarto y él estaba viendo la tele en el mío, tendiendo su cama, vi una mancha de semen que había quedado de su faena nocturna, la cual no sé porqué, pero me acerqué a oler, de inmediato me vino al recuerdo a mi hijo masturbándose en mi nombre y eso me excitó tanto que mi vagina se lubricó rápidamente y al terminar de arreglar su cuarto y el resto de la casa me fui a dar un baño para enfriarme un poco la calentura que tenía, pero cuál fue mi sorpresa que al estar en la ducha entró diciendo que se iba a afeitar porque saldría con unos amigos y mientras yo terminaba la ducha él adelantaría la afeita para demorar menos tiempo.

Yo veía como me espiaba a través del espejo ya que las puertas eran transparentes y hasta pude apreciar el bulto que empezaba a formarse bajo su interior, cerré el agua y abrí para secarme y él ya acababa de terminar y mirando cómo me secaba esperó para luego entrar para bañarse.

En ese instante me pude dar cuenta que mi hijo ya no sentía lo mismo por mí, es decir lo sentía, pero de otra manera que no es madre-hijo. Esto me asustó un poco y me puso medio nerviosa y cuando se fue me metí en Internet para tratar de despejar la mente y no pensar en eso, estaba chateando con unas amigas y viendo cualquier página cuando revisando los archivos para borrar un poco de cosas que ya no uso para vaciar la computadora, encontré unas carpetas de Fran que contenían muchas fotos de mujeres desnudas e incluso un montaje que había hecho de una mujer con mi cara penetrada por un hombre con su cara...

Eso me impactó más y me hizo que siguiera buscando en sus cosas y vi en el historial de las páginas visitadas, puras páginas de incestos, fotos, relatos, el tenía en los favoritos una colección de todos los relatos que le gustaban entre madre e hijos, me puse a leerlos todos y eso me excitó muchísimo y me cambió la forma de pensar.

Cuando regresó en la noche cenamos y nos fuimos a acostar, como era otra noche calurosa y estaban las puertas abiertas, esta vez fui yo la que en la madrugada se empezó a masturbar y gritando un poco alto para que se despertara mi admirador y me viera como lo vi yo a él. Así ocurrió vi como me observaba escondido desde el baño la gran metida de dedos que me estaba dando en su honor e incluso me acomodé para que tuviera una vista espectacular.

Al despertarnos como era domingo le dije para ir a la piscina del club un rato, lo cual aceptó, le indiqué que desayunara que nos iríamos después que saliera del baño que me iba a depilar. Como era de esperar él por supuesto se antojó de entrar cuando yo estaba adentro, lo cual no le impedí y cuál fue su sorpresa que al entrar estaba con las piernas abiertas depilando por completo mi conejito, él se quedó con la boca abierta y tardó unos segundos en reaccionar, pero tartamudeando me dijo que saldría rápido, al terminar nos fuimos a la piscina a pasar el día.

Yo pasé todo el día tomando sol y pedía con frecuencia una tequila sunrise, quería entonarme porque estaba dispuesta a hacer algo con Fran, cuando al final de la tarde nos devolvimos a la casa le dije que me acostaría un rato en la cama quitándome el vestidito que tenía y quedando solo en el bikini, a los 18 minutos ya me estaba haciendo la dormida y sentí como el llegó y se acostó a mi lado a ver la tele, él esperó unos minutos más y me llamó para ver si me despertaba y como no le respondí dijo en voz alta ahora puedo aprovechar para ver bien como se afeitó el conejito ya que esta medio borracha y como tenía las piernas medio abierta me soltó los nudos laterales del bikini y me lo quitó.

Yo estaba súper excitada y abrí un poquito más las piernas haciéndome la dormida y cuidadosamente acercó su mano y me tocó suavemente mi peloncita, luego no aguanté más y en lo que sentí que puso su cara entre mis piernas para dar una lamidita, se la aprisioné con mis manos y le dije que me chupara sin ningún miedo, él pegó un brinco del susto, pero yo le dije que no parara, que sabía que le gustaba, que lo había visto como me veía, como se masturbó hace 2 días pensándome, como me había espiado anoche mientras le dedicaba esa paja anoche, sus foto montajes, los relatos que leía y él sorprendido me preguntó porque no le había dicho nada y yo le expresé que ahora era que me había dado cuenta que sentía lo mismo que él y quería ser la primera mujer en su vida.

Así fue cuando me empezó a mamar el conejito como un desquiciado, luego quitándome la parte de arriba del traje de baño me chupó las tetas y yo le bajé el short para darle su primera mamada de verga, luego que cada uno terminó en la boca del otro y ya a tono otra vez, le dije que me penetrara que lo quería sentir adentro y enseñándole el camino y el movimiento, sentí como su miembro me llenaba el interior golpeando mis paredes vaginales hasta la llegada de nuestros orgasmos, esa noche hicimos el amor 3 veces, para después dormir abrazados y desnudos como estábamos y al despertarnos volver a hacerlo varias veces más.

A partir de ese día Fran y yo mantenemos relaciones con frecuencia, el duerme ahora en mi cuarto y cuando estamos en la casa o de vacaciones donde no nos conocen nos comportamos como una pareja.

20/05/2008 Por: Nikita


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.