Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria amor filial

Los mejores relatos eroticos de amor filial

Categorías de Relatos Eroticos


Relatos Eroticos / El trio de la familia

El trio de la familia

Por: pechoscalientes
Nos conocimos en la universidad, nos caímos muy bien y nos hicimos amigas, tanto que conoció a mi hermano Juan y hace ya cuatro años viven juntos, Laura es una criatura preciosa, algo más alta que yo, estará en metro setenta y cuatro, cabello rubio unas piernas muy bien torneadas y de busto muy bien equipada, con una talla 185 copa mediana igual que yo, algunas veces que hemos ido juntas, nos han tomado por hermanas, algo que no me desagrada, también yo hace unos tres años que convivo con Abel.

Un sábado que ellos se fueron al futbol, pues salimos juntos muchas veces y ellos también se entienden muy bien, fuimos de compras y habíamos quedado en nuestra casa con ellos, para cenar después del partido, al regresar y entrar en casa, con lágrimas en los ojos me dijo Laura.

Cris, tengo un gran problema y espero que me puedas ayudar, no sé a quién acudir pues no tengo tanta confianza con nadie como contigo.

Me quede un tanto extrañada, pues hasta donde yo sé, todo les iba muy bien, pero callé esperando que prosiguiera.

Es que desde hace unos meses, tu hermano tiene la “fantasía” de hacer un trio, mientras solo hablaba de vez en cuando, no le di demasiada importancia, pero es que ahora se ha convertido en una obsesión, quiere meter a otra tía en nuestra cama. ¿Qué hago? Él quiere pero eso creo que a la larga, terminaría con nuestra relación, después vendrían los reproches y quien sabe que más, también habla de intentarlo con otro tío, los dos conmigo a un tiempo, pero primero observar como lo hacíamos nosotros, antes de unirse él a la fiesta.

Me quede unos instantes en silencio y cuando le respondí, note enseguida en su cara, que no era lo que esperaba oír.

Bueno, nosotros hemos pasado ya por una fase parecida y tratamos de ver si yendo a un club liberal, podíamos dar rienda suelta a nuestras fantasías, pero después de un rato en uno de ellos, salimos sin haber intimado con nadie, creemos los dos que eso no puede ser tan frio, solo follar sin mediar un mínimo de cariño o al menos aprecio, ahora estamos tratando de sondear, para seleccionar entre nuestros amigos o conocidos, a alguna pareja que tenga gustos afines.

Por lo que he leído en sitios diferentes de internet, lo principal es que las mujeres se entiendan, es la única forma de que acepten, tanto permitir a otra estar con su pareja, como permitir que la pareja de otra tenga relaciones con una misma, para satisfacer las fantasías que sean, y sobre todo ser muy sinceras. “Ellas” siempre lo tienen más fácil, para mantener relaciones sexuales entre sí que los hombres.

Laura me miraba con extrañeza, hasta que sin pensar demasiado le estampe un beso en las coloradas mejillas, después me aparte y esperé su reacción que no se hizo esperar.

Fue ella en esa ocasión quien me atrajo hacia sí y con nuestros cuerpos en contacto total, comenzó un morreo que me sorprendió, entonces recordé en un flash, cómo me miraba cuando compartíamos habitación en la residencia de estudiantes, al salir de la ducha o cuando nos cambiábamos de ropa, ya más recientemente cuando habíamos ido los cuatro a alguna playa nudista, recordé que siempre que podía, era ella quien proponía que nos pusiéramos crema mutuamente, diciendo que ellos solo estaban por “hacer el burro”.

Cuando volví de ese recorrido por los recuerdos y tome conciencia de la situación, tenía una de sus manos sobre un pecho mío, acariciándolo con mucha delicadeza y la otra mano se paseaba por mi nuca, punto que en ocasiones recuerdo haber mencionado como muy erótico en mi caso. Su lengua jugaba con la mía, como hacía tiempo no recordaba y ciertamente me encontraba muy a gusto, entonces tire de los tirantes de su vestido, hasta que le quedaron por medio brazo, se apartó de mi unos instantes, lo justo para desprenderse del vestido, tirar del sujetador hacia arriba, sacándoselo sin desabrochar y echándolo al suelo sin mirar.

Ver aquel cuerpo desnudo con ojos de lujuria, muy diferente a las otras muchísimas veces en que lo había visto, no “admirado” como en este caso, hizo que también yo me desnudara, sin pensar demasiado lo que hacía, aunque era lo que mi instinto me obligaba a hacer, mis tan expertas manos para acariciar a un hombre, no sabían cómo hacerlo con ella, pero ella si tenía muy claro cómo hacerme gozar, me besaba el cuello, mientras acariciaba mi espalda hasta llegar al culo y de ahí paso una de las manos por mi muslo, hasta llevarla a mi entrepierna, aparte un poco mi vientre del suyo, para facilitar la maniobra y en unos pocos instantes ya tenía un par de dedos acariciando mi vulva.

Todo un carrusel de sensaciones se apodero de mí y goce, goce un largo “raro” y placentero orgasmo, en manos de mi cuñada que no me permitía terminar, algo que no me había sucedido nunca antes, con ninguno de los hombres con los que había estado, ni siquiera con Abel y eso que él se afanaba mucho por satisfacerme, al fin quedamos ambas rendidas tumbadas sobre uno de los sofás, abrazadas y en silencio, yo suspirando e hipando aún por la reciente experiencia, por fin Laura pregunto.

¿A esto te referías al decir que “ellas” se entiendan? De ser así, ¿Ahora qué hacemos?

La mire directamente a los ojos y tras depositar un suave beso en sus labios le dije.

Hace mucho tiempo, desde la adolescencia creo, he tenido fantasías con Juan, incluso cuando vamos a la playa lo miro, y secretamente me gustaría que me poseyera, eso de ser hermanos es quizás lo que me ha frenado, en alguna ocasión en que he estado a punto de hacer una locura, pero creo que con un sencillo plan, TODOS podemos salir ganando si se ejecuta correctamente y nosotras estamos dispuestas.

Cuando me preguntó en qué consistía el plan, tan solo le dije que no estaba todo encajado, pero que confiara en mí, que me siguiera la corriente y sobre todo que recordara, que lo sucedido entre nosotras, solo hacía que empezar, y que pasara lo que pasara esa noche, eso sería nuestro y continuaríamos “viéndonos” a pesar de nuestras parejas.

Cuando aparecieron ellos, nos encontraron de muy buen humor, tomando una copa y hablando muy animada como lo que somos, dos cuñadas-amigas esperando a sus parejas para cenar, en el transcurso de la misma, saque el tema del sexo y como no, apareció la inclusión de terceros en la relación, Juan no pudo resistirse a comentar.

Hace tiempo que me gustaría hacer un trio, pero a Laura no le parece bien, estoy tratando de convencerla y en eso estamos.

A lo que respondió Abel contando nuestra “única” experiencia en el club liberal, entonces fui yo quien les dijo, fijándome mucho en la cara de sorpresa de Laura.

Mientras estabais fuera hemos hablado de eso y os hemos preparado una sorpresa, solo se trata de que confiéis en nosotras, tengo dos compañeras de trabajo muy liberales, que estarían dispuestas a estar con ustedes, solo exigen una condición, primero estar una al tiempo con cada uno, estando vosotros con los ojos vendados y nosotras mirando, después si os gustáis lo suficiente, estarían dispuestas a cualquier cosa que se nos ocurriera a todos.

Solo tenéis que aceptar y os aseguro que no os arrepentiréis, Laura ha aceptado, al menos esa primera parte, Juan verte como estas con otra, y tu Abel no creo que a estas alturas dudes, ya quedamos que tenía que ser alguien cercano, las guardaba para nosotros, pero al surgir el tema esta tarde hablando con Laura las he llamado, tenían que cenar en su casa, pero solo he de avisarlas para que acudan.

Llámalas respondieron a un tiempo ambos, saque el móvil e hice una llamada, aunque marque el número de mi empresa que no tiene contestador, hable “con ellas” y les aseguré a los “chicos”, que en 18 minutos estarían en casa, Laura sirvió unas copas, mientras yo sacaba unos pañuelos de seda que empleamos para algunos juegos Abel y yo, mientras estaba en el dormitorio prepare el móvil, para que sonara una alarma como si fuera un SMS, en unos minutos.

Cuando sonó, leí el supuesto SMS e hice que se sentaran en el sofá grande los dos, mientras llamaba otra vez a “mi empresa” diciendo para que se me oyera, “Ya os abro, es en el ático” como estaba acordado, Laura les vendó los ojos y después con una seña le indique que se acercara a la puerta, poco después abrí y tras unos segundos de cuchicheo, nos besamos en las mejillas de forma ruidosa, para que lo oyeran ellos, mientras le puse a Laura un poco de perfume de unas muestras que me habían dado y que no me gustaban y yo me puse también de otro tipo, ya estaba todo listo, solo faltaba comenzar.

Después de desnudarnos, me acerque a Juan y decidida me arrodille entre sus piernas, que separe apartando sus rodillas, comencé a acariciarle la verga que pronto tomo una gran rigidez, me estaba mojando solo con eso, al mirar de reojo a Laura pude ver, como tenía la boca sobre la bragueta de Abel y hacia como si quisiera mordérsela a través de la tela, viendo que estaba en marcha, me desentendí de ellos y me dedique por entero a Juan, las ganas que le tenía y desde tanto tiempo.

Cuando solté la correa de Juan, hizo el puente para que pudiera sacar los pantalones sin problemas, que baje junto con los slips que empleaba ese día, pronto vi que la verga parecía más grande de lo que recordaba, claro que nunca la había tenido tan cerca de los ojos, me puse a acariciarla con pequeños lametones y de vez en cuando, entre suspiros y jadeos, miraba para ver qué tal se desenvolvía Laura con Abel y vi que no tenía problemas serios, ella también me miraba y coincidimos unos instantes, cuando ella trataba de engullir del todo la polla de Abel, que si bien no era tan gruesa como la de Juan, si era bastante más larga.

Lo consiguió con una gran sonrisa, pero sin perder la concentración, pues se estaba follando la boca con ella y eso debía hacerse con algo de cuidado, para evitar las náuseas, ya que una buena parte se alojaba en su garganta y se veía claramente como se le engordaba una parte de ella cuando la tenía al fondo, cuando me pareció deje de mamársela a Juan y me arrodille sobre el sofá, sin muchos miramientos guie su espléndida verga a la mojada entrada de mi coño, que hacía ya mucho que añoraba tenerla dentro y de una sola embestida me quede clavada en él.

Fui subiendo la camiseta que aún conservaba del partido hasta sacarla, y deje a la vista su poderoso pecho, me dedique a mordisquearle los pezones, mientras él tampoco perdió el tiempo, agarro los míos y comenzó a aplastarlos y tirar de ellos, al parecer le gusta jugar fuerte y para distraerlo comencé a besarlo, inicié un metisaca primero lento, que se fue acelerando hasta que mirando a Laura, me hizo una seña para que aflojara pues estaba cerca de la eyaculación, comprendí que teníamos que colaborar un poco más y con un guiño, cuando comencé a besar el cuello de Juan, ella ofreció el suyo a Abel, quien lo comenzó a besar con ímpetu renovado.

Cuando Juan no pudo aguantar más me sujeto de las caderas, para ser el quien marcara el ritmo de esos últimos caderazos, mientras me soltaba una serie de descargas que me supieron a gloria, lo había conseguido y eso hizo que yo también acabara, pero tuve que sofocar los fuertes suspiros con que suelo acompañar el orgasmo, Abel estaba demasiado cerca y no quería que se percatara aún de nuestro JUEGO, cuando terminamos ambos, apoye mi frente en el hombro de Juan junto a su cabeza, note como giraba la cara acercando sus labios a mi oreja, esperaba algún beso o caricia, cuando oí sorprendida.

Bueno, por fin lo hemos conseguido ¿Y ahora que, crees que Abel lo entenderá? Porque también yo te tenía ganas y cuando por una pequeña rendija he visto con que placer me la estabas mamando, he recordado las veces que he soñado con un momento así.

Solo pude reaccionar de la única forma posible, le quite la venda pues ya no tenía razón de ser y cuando vio como Laura estaba a punto de alcanzar el orgasmo en los brazos de Abel, solo se le ocurrió fijar sus ojos en ella esperando que mirara y al hacerlo la animo con un gesto, Laura al contrario que yo no se cortó un pelo, y la serie de bramidos suspiros y pequeños gritos, solo sirvieron para que Juan comenzara a moverse otra vez dentro de mí, pues aún no había salido, eso me excito sobremanera aunque no duro mucho, lo suficiente para que una réplica del anterior orgasmo, me hiciera ahora sí, suspirar y bramar a mí también, ante lo cual Abel se arrancó la venda de los ojos y viendo el panorama.

En medio de una gran explosión de júbilo, donde se confundían sus bufidos, los variados sonidos de Laura, los míos y algún que otro de Juan, comenzó a reír de una forma histérica, pero sin cesar de darle caña a Laura, hasta que él también acabo, entonces al poco nos desmontamos y nos sentamos juntas las dos entre ellos, esperaban una explicación que llego cuando todos nos serenamos un poco, mientras Laura me abrazaba les dije.

Esto que ha sucedido hoy aquí, se puede interpretar de dos formas, como una gran equivocación y tratar de olvidarlo, o como la cosa más maravillosa que nos haya podido ocurrir, pero algo no cambiará de ninguna de las maneras.

Dicho esto me gire hacia Laura y comenzamos a darles uno de los espectáculos lésbicos, más intensos que hayan podido ver o siquiera imaginar nunca, para terminar follándola enérgicamente con dos dedos, conseguí que alcanzase un extraordinario orgasmo, después de dejarla descansar un poco, mientras no dejaba de acariciarla y besar su cabello, fue cuando pregunte.

¿Qué es lo que habéis decidido? Porque ya os digo que esto entre nosotras no hay quien lo pare, somos ambas conscientes que quizás no os guste, pero sois quien tenéis la última palabra.

Después de unos tensos minutos de silencio y miradas entre ellos, Abel tiro suavemente de las manos de Laura hasta pegarla a su cuerpo, la beso en los labios y después la llevo hasta la mesa, le dio la vuelta y apoyando una mano en la nuca le indico, más que obligo a estirar su torso encima, entonces sin demasiados miramientos, comenzó a ensancharle el culo, primero con dos dedos tal y como había hecho tantas veces conmigo y después sin brusquedad pero tampoco con demasiados miramientos la enculo en tres o cuatro empellones, hasta que llego al fondo, paso un brazo bajo su vientre y con la otra mano entre la mesa y sus pechos la irguió, entonces se dio la vuelta siendo él quien se apoyó en la mesa, Juan se levantó también y besándola en los labios la penetro con esa gorda verga que tiene.

Al principio fue un poco caótico la verdad, no se sincronizaban demasiado bien, pero en cuanto tomaron ritmo, parecía que llevaran años haciéndolo, Laura me miraba como pidiéndome perdón, sin ser consciente que eso era solo el principio y que en algún momento, seria yo la afortunada, además del resto de combinaciones que ensayamos durante ese fin de semana, dormir, dormir dormimos muy poco y cuando decidimos separarnos para poder ir al trabajo el lunes, ya quedamos que a la noche siguiente nos veríamos.

En el edificio donde vivían quedó un apartamento libre y nos trasladamos a él, de eso hace ya cinco años y aún hemos de tener una primera disputa, cuando toca futbol nos hacemos compañía nosotras y después nos alegramos con ellos si su equipo ha ganado y si pierde los consolamos, pero el caso es que para todos nosotros, el sexo se ha convertido en un sistema de vida.

Hace poco surgió en una conversación el tema de los hijos, fueron ellos quienes acordaron que cada una lo tendría con su pareja, pero que nos teníamos que poner de acuerdo nosotras, para ver cuál de la dos intentaba quedarse antes, en ese tiempo al que NO le tocara ser padre, se limitaría al sexo anal o con condón.

Añadido el 21 de Agosto de 2011

Webcams en Vivo

Comentarios



No se han encontrado comentarios.



Estadisticas de este Relato

Imprimir el Relato 0 Comentarios Publicados Ver Todos los Comentarios Leido 5522 Veces 0 Veces agregado a favoritos

Usuarios




Registrarme Ahora ►

Encuesta

¿quereis nuevo diseño?
Si
Este me gusta, pero si
Si, este me aburre
Me da Igual
Este es simple y me gusta
No




Ver Resultados
Ver listado Completo


Buscador de Sexo




Noticias de Videos Porno


Noticias con Fotos XXX



Top Juegos Porno

Ben 10 follando Jugar Juego Juego en el que debes follar a la hermana de ben 10 bien duro. Alguien le meterá la polla en ...


Guarra durmiente Jugar Juego Quítale la ropa interior a la chica mientras duerme. Hazlo con mucho cuidado o se dará cuenta.


Magnum P.U Jugar Juego Una animación porno muy currada intenta follarte a la mujer sin que te mate el marido, crees ...


Rubias ardientes Jugar Juego Si te encantan las mujeres rubias, estoy más que seguro que esta galería de tías rubias te ...


Atada Jugar Juego Para salir de la rutina esta chica a decidido dejarse atar para que practiquen con ella todo ...


Ver listado Completo ►

Webs Amigas

Ver Listado Completo ►


104 invitad@s en la web y 0 guarretes

Webs Amigas
Sexo  | Sexo Gratis  | porno  | Videos Porno  | Videos Porno  | Porno  | Videos XXX  | Videos Porno Gratis  | Videos Gratis  | Rubias 19  | Guarras Porno  | Tube8.com

Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de uso. ¡Gracias!.