Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria amor filial

Buscador de Porno XXX


Relatos Eróticos / Con sus hijas

Con sus hijas

En alguna ciudad del mundo ocurrió esto, el hampa se apoderó de la población, del comercio y de la vida en general. Era un lugar muy próspero aunque pequeño, todos se conocían y la situación financiera era estable. De pronto todo cambió. Las calles ya no eran seguras, un grupo de delincuentes miembros de una organización internacional decidió establecerse ahí.

Todos debia pagar por seguridad, las empresas, las tiendas y todo aquel a quien se lo pidieran debía soltar dinero a cambio de seguir con vida. No tenían otra opción, era eso o dejar atrás todo por lo que se habia trabajado durante una vida completa.

La situación de Pedro era la misma de la mayoría: pagar, medio vivir con lo que quedaba y seguir siendo casi prisioneros. El gobierno no hacia nada, grandes funcionarios estaban vinculados con el grupo que aterrorizaba, eran complices, secreto a voces.

La vida para Pedro siguió y mas o menos pudieron continuar su rutina: trabajo, escuela de sus hijas, un poco de diversión pero con la economia a la baja y con el miedo latente a cada momento.

Ya habian asesinado a varios conocidos, incluso a un pariente no muy cercano. Resignado el y su familia intentaban vivir con normalidad.

Pedro tenia dos hermosas hijas. Paola era la mas guapa. Alta para su edad, delgada, muy de nalguitas paradas, blanca, pelo muy oscuro, unos pechos que apenas asomaban prometiendo ser esplendorosos, redondos y firmes. Lo que mas llamaba la atención de ella eran sus ojos azul cielo poblados de infinitas pestañas oscuras larguísimas y tupidas. Una nariz respingada y unos labios carnosos.

Las dos chicas seguían yendo a la escuela normalmente y se acostumbraron a cuidarse una a la otra en las calles. Siempre salian acompañadas. Ya varias veces habían recibido piropos groseros refiriendose a su fisico espectacular. Pero nunca había pasado de eso, hasta un día fatal cuando 18 hampones irrumpieron en la escuela.

Estaban borrachos y decidieron divertirse en aquella escuela. Llegaron con armas y pidieron que formaran a los chicos. Las maestras obedecieron y todos los alumnos se alinearon en el patio central.

Los hombres hicieron una selección, iban apartando chicos y chicas, un total de 20, entre ellos iba Paola quien siempre llamaba muchisimo la atención. Las chicas no paraban de llorar y los chicos simplemente las consolaban.

Pasaron a todos a un salón donde los hicieron desnudarse. Muertos de vergüenza tuvieron que hacerlo pues observaron como una chica que se negaba fue golpeada brutalmente, desnudada a la fuerza y atada a un escritorio boca arriba abierta de pies y manos. Sus compañeros que evitaban ver la escena fueron obligados a observar todo.

Paola obedeció sintiendo que el calor de la pena le subía a la cara. No pudo evitar las lagrimas sobre todo cuando recordó que se había depilado completamente. Seguro eso iba a llamar mas la atención.

Asi ella fue seleccionada entre todas las chicas, aun no sabían exactamente para que. Dejaron a la mitad de los hombres con el resto de los chicos y a Paola la llevaron al patio central sin mas prenda que unas sandalias que llevaba en su mochila para la clase de natación. Se sintió examinada y eso le dio mucha rabia que disimuló pensando que eso seria lo mejor, se propuso ser dócil y acceder en todas las peticiones. Toda la escuela tenia puesta su atención en ella, al tratar de taparse los senos y la zona púbica le pidieron amablemente que no lo hiciera, que no ocultara nada.

-Querida: -le dijo uno de los captores- no puedes taparte nada, estamos aquí para disfrutar tu cuerpo en todos sentidos, el tuyo y el de tus compañeras, y el verte es una parte primordial de este gusto que nos daremos ¿no querrás ser golpeada como tu amiga verdad?

-No señor-dijo casi llorando_

-Muy bien hermosa, nos estamos entendiendo. Ahora necesito que le llames a tu mamá, le digas tu situación y que necesita venir.

-A mi mamá?

-Si querida, seguramente será una belleza igual que tu.

Le proporcionaron un teléfono, ella marco el número

-Diga?

-Mami soy yo Paola

-Hola mi amor ¿Cómo estas?

Paola rompió a llorar

-Mama! Me tienen secuestrada en la escuela, me han quitado toda la ropa y quieren que vengas. ¡por favor, ven rápido¡¡¡

-Se oyó un silencio sepulcral al otro lado de la línea. No contestó

Diez minutos después Imelda la mama de Paola estaba atravesando la puerta del colegio. Vio la escena y le flaquearon las piernas: su hija estaba sin ropa, indefensa con todos los alumnos formados, ella en el centro y 7 hombres armados flanqueándola.

Al verla los hombres se desilusionaron: era una mujer mayor para se mamá de Paola debió haber sido madre ya en el límite de la edad reproductiva. No tenia nada de espectacular, flaca, vieja, arrugada y sin chiste.

Al llegar uno de los hombres la recibió:

-Señora gracias por venir, pero creo que hemos perdido el tiempo, no es usted lo que pensábamos, queríamos ver si se cambiaba por su hija y evitarle el dolor de ser ultrajada delante de toda la comunidad de la escuela, sin embargo, no tiene usted lo necesario.

Una pregunta: ¿Por qué su hija es tan guapa? No se parece nada a usted.

Por favor! Se los suplico! Tómeme a mi en lugar de mi hija! Ella es virgen y una chica inocente!

Señora tranquila! Ya le dije que no cubre usted las expectativas

El hombre se volteó con Paola y le pregunto:

-Oye nena: ¿Por qué eres tan hermosa si tu madre es poco menos que ordinaria?

-Paola contestó tímidamente: Mi padre es muy guapo…

-Ah con que muy guapo? Te gusta?

-No señor… lo veo como cualquier hija ve a su papá, pero me doy cuenta que causa admiración entre las mujeres…

-A ver: ¿Alguien aquí conoce al papá de Paola? Nadie??? A ver… ¿Usted es la maestra de Paola?

-Si señor- contesto la miss-

-¿Qué opina del padre de Paola?

-EN efecto es un hombre muy atractivo

-Descríbalo mejor, con detalles

-Bueno pues es un hombre alto, fuerte, de piel blanca aunque siempre va bronceado, musculoso pues hace deportes, ojos hermosos, iguales a los de Paola.

-Ok, ok, esto se pone interesante ¿Por qué se casó con usted señora?

-Por que estábamos enamorados

-Estaban? Ya no?

-No señor, estamos separados desde hace cuatro años

-Ah claro, yo también me hubiera separado con ese par de tetas caidas que tiene.

La mamá de Paola se puso roja de la rabia, pero no pudo contestar nada, siempre vivió celosa de su ex marido, aun cuando ya no estaban juntos siempre veía con envidia como las demás mujeres lo pretendían.

-Muy bien! –dijo el hombre- se me acaba de ocurrir una idea, pensabamos divertirnos con Paola, pero eso ya lo hemos hecho con muchas mujeres, haremos algo diferente.

Le pidió a Paola que ahora le marcara a su papá y después se puso el al telefono:

-Bueno?- contesto Pedro_

- Sr. Fortín, le habló de la escuela de sus hijas, tenemos secuestrada la escuela y en especial a Paola. ¿Por qué no viene para que podamos negociar?

-Desgraciado hijo de..!!! páseme a mi hija

-A ver, no esta usted en posición de pedir nada, venga al colegio, ah! Y dese prisa por que no tengo mucha paciencia y si se me acaba su hija lo pagará y no precisamente con el dinero de su lunch, jajaja

Pedro llegó ahí lo mas pronto que pudo, corrió hacia donde estaba su hija indignado por la situación en la que la pusieron. Lo detuvieron tres hombres.

-A ver Sr. Fortin, o mejor Pedro? Si mejor te voy a decir Pedro, el trato es el siguiente. Te voy a presentar a mis amigos: Eduardo y Gastón. A ver muchachos vengan!

Eduardo y Gastón obedecieron

-Quiero que conozcan a Pedro y que el los conozca. Por favor quiero que manoseen a Paola por todos lados, chupenla, besenla pero hasta ahí.

-Si señor

Se dirigieron hacia la chica quien comenzó a gritar desesperada, otros dos hombres la cargaron con las rodillas dobladas y separadas, le sujetaron los brazos a tras de la espalda y la inmovilizaron. Eduardo y Gastón empezaron a tocar, besar, chupar y lamer por todos lados a Paola. Era una delicia, sus movimientos tratando de escapar no hacían mas que hacerla mas apetecible, sus formas eran perfectas. Ella lloraba, gritaba y todos observaban sin atreverse a decir nada, mucho menos a intervenir.

-Muchachos!- Les grito el jefe- Es suficiente. Ahora bájense los pantalones y enséñenle a Pedro su tamañito jajaja

Asi lo hicieron y Pedro y toda la escuela pudo observar en ambos vergas descomunales, grandes, anchas y gruesas que por supuesto ya habían alcanzado una erección completa con la agasajada que se dieron en el cuerpo de Paola. Jamás habia visto tales dimensiones. Pedro estaba dotado dentro de la normalidad, ni muy grande ni muy pequeña, un tamaño promedio.

-Bueno Pedro, como te decía este es el trato. Sabemos que tu hija es virgen y te damos la siguiente opción: la vas a violar tu aquí enfrente de todos, de tu ex esposa, de tu otra hija y de todos sus compañeros, queremos que lo disfrutes y lo demuestres con gemidos, caricias, besos etc…

-¿¿Queee??’- dijo Pedro – Noo, yo no haré eso nunca!

-Bueno entonces ordenaré a Eduardo y Gastón que sean ellos quienes se encarguen de quitarle la virginidad, sin olvidar que la penetren por el ano.

La mamá de Paola lloraba y gritaba, les decía que eran unos animales, enfermos etc…

La callaron con un golpe en la boca del estomago.

-Y bien? Que decides Pedro?

-Pedro impotente tuvo que aceptar.

Lo primero que hizo fue abrazar a su hija y decirle al oído:

-Paola: trata de pensar que soy Omar, ese chico que te gusta, trata de disfrutarlo por que si no te dolerá mas. Tengo que hacer esto, no puedo permitir que te violen esos dos cerdos, prefiero hacerlo yo. Relájate lo mas que puedas y procura que te guste, perdóname chica mia, no tengo otra opción

El hombre vociferó:

-Ya basta! Que empieze el espectáculo

Trajeron una colchoneta de gimnasia, acomodaron sillas alrededor, sentaron a Imelda, a los 7 hombres y a unos cuantos maestros en primera fila.

Pedro se desnudó, tendió a Paola en la colchoneta y empezó por besarla apasionadamente en la boca. Al principio Paola se resistió, pero termino por hacerle caso a su papá y trato de excitarse para que la penetración fuera menos dolorosa como virgen que era, Pedro le iba hablando y dándole indicaciones: que se excitara, que pensara en otra persona etc… Pedro bajo hasta los labios vaginales, pensó que si los lubricaba con su saliva iba a resbalar mas fácil su pene a la hora de perforarla.

Jamás se había esmerado tanto, le hizo el mejor sexo oral que haya sido capaz en su vida, pasaba con firmeza su lengua desde el ano hasta el clítoris, a veces iba rápido, alternaba círculos con lenguetazos verticales, a veces succionaba fuerte, causando un poco de dolor y mucho placer. Metió su lengua en los primeros centímetros de su agujero y la chica empezó a calentarse, gemía como gata y se mojo deliciosamente. De cuando en cuando Pedro veía como eran observados como animales en circo, pero decidió ignorar al público y los llantos de Imelda, de otra forma no podría tener una erección.

De pronto se transportó a otro mundo, al mundo del placer, se descubrió sintiendo morbo y deseo por esa piel inmaculada de Paola, por la ausencia de vello púbico, por su olor glorioso, su sabor embriagante, su pene se puso rígido, las venas se le veían tensas y sintió a Paola también excitada, estaba empapada, sudaba y su sudor cubrió todo su cuerpo con pequeñas gotitas que a la luz del sol la hacían ver como una diosa brillante. Sus pezones se pusieron duros y muy muy arrugaditos. Los compañeros de escuela empezaron a tener erecciones con esa vista erótica, también algunas mujeres tuvieron deseos de ser ellas a quienes le hacían tan celestial trabajo. Comenzó a meterle un dedo en la vagina llenándolo de saliva primero, luego dos, tres y si bien Paola se quejó de dolor, también sus lamentos se mezclaban con gemidos de placer. Decidió meterle de una buena vez la verga. Lo hizo con cuidado, salía sangre y Paola gritó de dolor.

-Ándale Pedro! Empieza a bombearla. ¿O quieres que alguien te releve? Jaja

Pedro la perforo completamente, metió toda su verga y comenzó un frenesí de pasión y locura. La montó como desquiciado, la sangre seguía mezclándose con el liquido que lubricaba, Paola de pronto empezó a llorar y gritar, ¡le dolía demasiado la fuerza aquella! Pedro no atino hacer otra cosa que estimularle el clítoris, Mojo su dedo pulgar en saliva y comenzó a masajearlo hábilmente y en círculos, cosa que excito a Paola e hizo menos doloroso el momento.

Pedro sentía que ya no podía más y se salió de ella para regar su semen en el vientre y senos, fue tanto lo que chorreo que hasta la cara de Paola fue salpicada. Había sido un orgasmo muy intenso y muy vergonzoso.

Al terminar nadie atinó a decir nada. Paola quedo tendida, con las piernas dobladas y abiertas como ranita, los ojos medio cerrados y las lagrimas que no dejaban de salir. Pedro se paró, pidió permiso para vestirse y se lo concedieron.

-Muy bien Pedro! Lo hiciste muy bien, mira! Ya tengo la verga dura de tan buen espectáculo que nos diste. Te puedes llevar a tu hija y a tu ex mujer a tu casa, nosotros nos quedamos un rato mas, hemos quedado muy calientes y creo que algunas señoritas aquí presentes nos harán favor de calmar nuestras ansias.

-Señor- dijo Pedro- ¿Me puedo llevar también a mi otra hija?

-Ah claro que si! Desde ahora serás de nuestros protegidos. Vete y que tengas un buen día.

Y así, se fueron a su casa. Pedro paso a dejar a sus hijas con su mamá a la casa donde vivían las tres y el se retiró a la suya.

Nadie dijo una sola palabra, pero todo había cambiado. Pedro jamás pudo excitarse otra vez con otra mujer, tenía que pensar en su hija para tener una erección, su concepto del sexo se destruyó y deformó completamente aquella tarde. Vivía obsesionado por una mujer, por sus pechos redondos y sus pezones rosados, por la marca que el sol dejó de su bikini diminuto, por sus ojos azules y su boca con sabor a cielo, pero ese deseo no podría ser saciado de nuevo, nunca mas. Lo que no sabía es que Paola algún día le pediría que la volviera a hacer suya.

Pero esa… es otra historia

15/02/2011 Por: pechoscalientes


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.