Los mejores relatos eroticos clasificados por la categoria amor filial

Buscador de Porno XXX

Relatos Eróticos / Padre e hija

Padre e hija

Se diría que somos una familia de clase acomodada normal, con los problemas y las alegrías que cualquier familia pueden tener... y si mi familia es como cualquier otra, soy hija única y vivo con mis padres, al menos hasta que termine mi estudios en la universidad. A los ojos de la gente somos una familia feliz, pero a lo mejor no se imaginan el tipo de felicidad que tenemos en especial mi padre y yo.


Como muchas chicas yo admiro a mi padre, no solo por q nos mantiene a mi mama y a mi, sino por la protección y la seguridad que me hace sentir, y eso a las mujeres nos atrae mucho... pero verlo como un hombre, en el sentido del significado de esa palabra, o sea verme yo como su mujer creo que no, a pesar de las miradas que sentía, a pesar que sin explicármelo algunas de mis tanguitas desaparecían y de repente de la nada volvían a aparecer, y a pesar de los regalos q mi papa me daba, digo regalos q no comúnmente una hija recibe como un anillo o un collar costoso o un vestidito sexy, pero aun así seguía viéndolo como mi padre. Por mi cabeza nunca rondo la idea de ver a mi padre como un hombre, aparte de lo exhausta que quedaba por las tareas, era apenas mi primer año en la universidad y no estaba acostumbrado a tantos trabajos.


Un día checando mi correo me llego un mail de una dirección que no reconocía, pero el titulo era algo así como \"el amor de un padre y una hija\", lo abrí y apareció un texto un poco largo y me dio flojera leerlo, pero lo guarde para mas tarde... esa noche sola recostada en mi cama, abrí de nuevo ese texto y empecé a leer, no podía creer lo que leía, algo que nunca imagine que podría existir, algo que era completamente nuevo para mi, el amor de un padre y una hija que se entregan y se unen como si fueran cualquier hombre y mujer, la idea de que una hija es una mujer y que como mujer puede entregarse a su padre no existía en mi cabeza... pero en lugar de ofenderme o sentirme atacada, sentí como mi tanguita se humedecía de mis fluidos que salían de mi vagina deseosa de tener ese placer... me sentí contrariada, confundida, pero el deseo se apodero de mi y tuve que consolarme acariciando con mis dedos a lo largo de mis labios y mi rajita, al frotar con mis dedos sentía la forma de mi anatomía mas intima, lo hinchado y jugositos que estaban mis labios inflamados deseos de abrirse, el interior estaba calido, húmedo, preparado para ser introducido un pene que esa noche no estaría, sentía como se separaban y se abrían dejando mi vagina abierta e indefensa, y solo pude consolarme solita con mi dedo que se introducía con la esperanza de llenar mi vacío, mientras mi mano recorría mi pecho derecho que ya se encontraba fuera de mi ropa...


Trate de seguir leyendo, imaginando la historia, pero al no poder teclear para seguir leyendo me recosté sobre mi espalda y mire al techo, separe mis piernas y me segui consolando mientras cerraba mis ojos imaginando a mi padre que me tomaba, que me hacia suya...


Pequeños gemidos que salían de mi boca y al estar tan concentrada en mi nueva fantasía y sorprendida del enorme placer que me daba, no me di cuenta que la puerta de mi recamara que al estar sin seguro se abría poco a poco, tampoco me di cuenta que alguien entraba y paso a paso se acercaba a mi... me encontraba totalmente abierta, indefensa, con mi cuerpo disponible para saciar a cualquier hombre, mi mente inundada de deseo no me dejaría pensar bien, mi cuerpo entregada al placer solo deseaba mas, si esto era un plan elaborado para poseerme, yo había caído redondita...


No me di cuenta de sus presencia hasta que sentí sus labios rosas los míos, y como mis gemiditos salían mi boca se encontraba entre abierta por lo que a el no le costo nada penetrarme con su lengua y así iniciar la conquista de mi cuerpo y marcarme como su hembra....


Sentí una enorme confusión, drogada como estaba de placer, mi cuerpo inundado con esos químicos que la mente crea para que las mujeres nos entreguemos al placer, no podía pensar bien... abrí los ojos y lo vi, era como si mi nueva fantasía saliera de mi mente y se materializara... es mi padre el que me besa, el que su lengua se une a la mía, el que esta probando mi saliva y el sabor de mi boca y mi aliento, es la mano de mi padre la que esta ahora sobre uno de mis pechos mientras que su otra mano se encuentra junto a la mía frotando y consolando los deseos de mi vaginita... nerviosa, temerosa, confundida, llena de deseos no sabia que hacer, no podía pensar, no podía resistir, después de todo el es un hombre y yo una mujer.


Sus labios seguían moviéndose con los míos, su lengua buscaba la mi y la acariciaba, su mano apretaba con fuerza mi pecho y con los dedos apretaba mi pezón duro, su mano q acaricia mi muslo mi entrepierna mi vagina... al separar nuestras bocas, siguiendo mi instinto trate de hablar y resistir, trate de oponerme de no entregarme, pero el puso un dedo en mi boca y me callo, me sorprendí lo fácil que podía controlarme.


- shhh calla... o me dirás que no te has dado cuenta como me pones...

- pero papaa...

- ...con tus falditas y tus tanguitas enseñando el culo por todos lados, dejando tus tangas sucias tiradas en el piso, enseñando la teta con tus escotes y todo el día mostrando tus piernas...

- papa, no era mi intención... no lo sabia...

- claro que lo sabes, lo deseas, es lo que quieres, sino no andarías como una facilota por la casa enseñando el culo, lo que quieres es que te traten como lo que eres.... una hembra... una hembra a la que quiere que se la cojan, que se la metan duro y te hagan sentir la mas zorra de todas, eso es lo que quieres...

- nooo, no quiero...

- jaja... crees que no te conozco, crees que no se lo que dicen de ti en tu escuela, que eres la fácil del salón, presumes ser una mosquita muerta pero a los cinco minutos de abres de patas... esos que te cojen no saben tratarte por eso andas de promiscua con medio mundo... necesitas un macho que te haga sentir la hembra la zorra que eres...

- pero eres mi papa...

- a caso crees que tu mamá es un santa?? lo zorra de donde crees que lo heredaste ??


Mi padre me apretó mi pezón con sus dedos, y antes de darme oportunidad de responder me beso de nuevo, sus labios se frotaron de nuevo con los míos, su lengua me penetro de nuevo y no podía mas, a pesar de mis confusiones, mis temores y mi nerviosismo, la hembra que yo era se entrego y con cada beso deseaba mas y mas.


Mientras nos besábamos y sus manos me llenaban de caricias mi cuerpo, mi pecho, mis piernas, mis muslos, el se subió a la cama y se acomodo encima de mi, le costo poco trabajo rasgar la playerita de mi pijama dejando libres mis senos y descubriendo la desnudez de mi vientre, y de un jalon rompió la tanguita que apenas defendía a mi rajita, y así quede desnuda recostada debajo de el. Al estar ahí sintiendo su peso y su fuerza entendía mi posición de hembra, ya no era la chica presumida y caprichosa que le exigía a sus novios cualquier tontería para dar un beso, ni a chica mandona que hacia lo que quería, ni la chica que usaba su belleza para aprovecharse de los demás, por primera vez en mi vida sentí lo que era realmente ser hembra, ser guiada por un hombre, por un macho, ser controlada, ser usada, lo que significaba entregarme a el...


Estando yo ya acostada, abierta y en posición con mi vagina mas que preparada para ser penetrada, a mi padre no le costo nada acomodarse entre mis piernas abiertas, la poca resistencia que di no era nada para su fuerza, bastaba que con sus manos presionara mis muñecas contra la cama para que yo quedara inmovilizada, indefensa y entregada el... con una de sus manos me tenia inmovilizada contra la cama y con la otra se bajo el cierre de su pantalón y por primera vez sentí con la piel de mi vientre el pene que me iba a penetrar esa noche. Lo sentí duro como el fierro, hirviendo como un fuego, palpitando, estaba firme y húmedo.


No paraba de besarme, de mojar mis labios, de mover su lengua dentro de mi boca, de comerse mi saliva, de probar mi boca, y sus manos me tocaban, manoseaban cada rincón, hacían suyo cada parte de mi cuerpo, conquistándome, marcando su territorio, macando que esta hembra era suya... sentí el pene frotarse con mi vientre y luego bajar hacia mis labios, mi vulva, mi vagina...


- lo deseas ehhh... lo deseas zorra, deseas que te tome, que te haga mía, que te haga mi puta... quieres sentirla verdad

- soy tu hija mírame...

- dilooo, di que lo deseas, di que eres mi pura

- mírame, soy tu princesa, tu chica....


Con sus dedos apretó mi pezón con fuerza... y con fuerza abrió mas mis piernas mientras el pene se presionaba contra mi entrada, aun estaba fuera sin entrar en mi vagina...

- no te oigo... que lo digas

- siii papi... si quiero ser tuya (casi llorando)… quiero ser tuya, no me lastimes

-jaja si ya has de estar bien abierta de tanto que te cojen

- soy tuya papi... soy tuya toda tuya

- que lo digas

- soy tu puta...

- y quieres verga puta ??

- siii quiero la tuya....


Me abrazo con fuerza, me abrió y me separo mas mis piernas, mientras con la fuerza de su peso presiono en mi entrada y poco a poco sin mucha resistencia el pene de mi padre se introdujo en mi interior, sometiéndome a su placer, usándome, taladrándome hasta introducirlo todo, mientras mi vagina lo apretaba y lo envolvía con calor y mi humedad....


- ahhh que rico, que ricura de coño, ahhhhh que puta tan rica eres... eres un bombón de mujer.... ahhh el mejor coño que he cojido mmmm

-ahhhhh ahhhhhhhh papiiii ahhhh despacio


con fuerza me penetro, con decisión lo introdujo duro dentro de mi cavidad, llenando mi vacío, inundando de un placer diferente mi cuerpo, llenándome de pasión y éxtasis como nunca sentí antes....

Sus movimientos era intensos, seguros, firmes, duros, cada vez mas fuerte e intenso, entraba taladrándome, abriendo mi interior, explorando mis cavidades, llenándome con su carne, mi vagina reaccionaba humedeciéndose, escurriendo sus fluidos, llenando la habitación con el aroma de una hembra en celo, de vagina caliente de fluidos que mojaban la sabana. Sentía el peso del cuerpo de mi padre encima de mi, su fuerza al penetrarme, su virilidad, me hacían sentir una hembra, su hembra, una mujer, sentía como me sometía con cada penetrada, como me controlaba mientras su boca mordía mi pezón, chupaba mi teta, sus manos recorrían mi cuerpo tocándome, manoseándome, mi cuerpo no podía soportar tanto, no solo sentía la penetración, sentía un abanico de sensaciones, desde el dolor de ser mordida, hasta el placer de ser inundada de la carne de un pene. Sentía el calor de su boca y su saliva mientras chupaba mis pezones, sentía sus dedos incursionar en mi ano separando mis nalgas mientras empujaban mis caderas para que la penetración fuera mas profunda, nunca me había sentido tan mujer como esa noche, mi cuerpo explotaba de placer y sensaciones.

- toma puta, toma la verga ...mmm toma todo, siente a tu macho cojerte

-ahhhhh ahhhhhhhh siii papiii siii, asiiii ahhhhhhhh dame mas ahhhh ahh ya no aguantooooo

- toma putaaaa


Mis piernas se tensaron, me abrí lo mas que pude mientras el penetraba con dureza y violencia, mi espalda se arqueo para ofrecer mejor mis tetas, mientras mis caderas se elevaban para recibir mas pene, mis ojos se cerraron y mi boca se abro mientras en mi vagina una explosión de sensaciones provoco que flujos escurrieran como una fuente mojando mas y mas el pene, mi cuerpo se tensaba mientras convulsionaba, me estremecía, mi cuerpo se retorcía mientras escurría mas y mas flujos de mi vagina, mis tetas parecían estallar, mi padre con mas violencia taladraba mi vagina con mas fuera, hasta que el sentir el calor de mis fluidos salir y mojar su pene, me agarro con fuerza de mis caderas y mis tetas y penetrando con toda su fuerza lo mas profundo que pudo solto su semen en mi interior, el mismo semen que me dio la vida ahora llenaba mi interior, ahora yo guardaba en mi interior ese semen que mi madre guardaba en su cuerpo... me convertía en la hembra de mi padre... en su puta.

12/10/2009 Por: adris


Usamos cookies propias y de terceros para gestionar tu visita, si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. ¡Gracias!.